18 años de éxitos en la Universidad Andina Simón Bolívar, de la mano del ibarreño Enrique Ayala Mora

ayalaQUITO. “Hasta que comience a hablar pendejadas”, hasta ese entonces Enrique Ayala Mora dice que será catedrático  en la Universidad Andina Simón Bolívar y  será tiempo de descansar.

Admirador de Eloy Alfaro y Salvador Allende, por su fuerza revolucionaria, son dos de las figuras que se observan en la oficina del historiador ibarreño, rector de la Universidad Andina desde 1997, reelecto en tres períodos pero que decidió despedirse de este cargo. Sobre su escritorio están dos fundas de habas tostadas y, no pueden faltar sus libros y obras de arte que lo acompañarán cuando deje el rectorado.
El color rojo, sea en su corbata o en su chaleco, no se separan de Enrique Ayala, desde el 10 de agosto de 1986, cuando  iba a posesionarse  como vicepresidente del Congreso; al evento acudió con una corbata de otro color y entonces un grupo de delegadas de Carchi le regaló una corbata roja y desde entonces hizo la promesa de usar corbata o chalecos rojos, el color característico del partido Socialista, del que es afiliado desde 1972, piensa que monseñor Leonidas Proaño lo llevó por el camino del Socialismo.

 

“CHAGRA EN QUITO”
Ayala Mora vive en Quito desde que tenía 17 años, cumplirá 65 el 13 de noviembre. También vivió en Inglaterra, por cuestión de estudios y, en Bolivia cuando fue rector de la sede de la Universidad Andina. “Pero sigo siendo chagra en Quito; sigo con pasaporte de chagra de tercera”.
Su esposa es la ibarreña Magdalena Román Pérez, la conoce  desde la época de la niñez y con la que tiene dos hijos y tres nietos. Es su compañera desde hace 45 años.
En 1992 inició la creación de la Universidad Andina Simón Bolívar en Ecuador “Cuando a mí me pidieron el año 92 que fundara una subsede, me dieron un papel en la mano y empecé a trabajar. Hablé con académicos destacados: Ernesto Albán, Germánico Salgado, Arturo Andrés Roy y comenzamos a crear la universidad que, desde el principio, tuvo éxito, creo en buena parte por el equipo que logré reclutar, pero también por la necesidad que había en el medio ecuatoriano de tener posgrado, en esa época prácticamente los posgrados del Ecuador eran absolutamente marginales…”
Sobre los candidatos, a rector dice no tener preferidos, y que el próximo rector debe ser el que gane la consulta.
“Haré todo el trabajo que esté a mi alcance incluso votaré, porque soy miembro del Consejo Superior, por la persona que gane la consulta; no permitiremos que maniobras de trastienda del Gobierno impongan otro candidato que no sea el que haya sido definido por la comunidad universitaria”
Ayala Mora cree que la Universidad Andina es uno de los pocos espacios que hay en el país en donde puede ejercerse “libremente la crítica, sin presiones y amenazas del correísmo”
No extrañara mucho el cargo de rector porque se dedicará a la cátedra de Historia Latinoamericana.
 “Siempre encuentro tareas intelectuales que llevar adelante
En cuanto a su obra, solo tratándose de Ibarra ha producido cuatro libros, uno de ellos de su autoría.
Su primer libro fue un pequeño texto sobre reforma universitaria de la Universidad Católica.
Ha escrito 14 libros y ha editado más de 50 libros.
El Manual de Historia del Ecuador  es el que más le gusta; está destinado para estudiantes y público en general.
También destaca a la Nueva Historia del Ecuador, una colección de 15 tomos publicados desde 1998 y que ha tenido mucho éxito.
Es fanático de Gabriel García Márquez
Decidió ser historiador por la influencia de su familia, que cumplía tareas intelectuales. Leyó mucho desde niño y recuerda que tuvo muy buenos profesores en el Colegio Sánchez y Cifuentes y aún los recuerda: el padre Adolfo Álvarez y el padre Jorge Ugalde. Es un comprometido con la Historia desde 1970 y de eso hizo su profesión.
Las obras de arte son parte de la riqueza de la Universidad Andina Simón Bolívar; 830 en total, incluidos vitrales, así como 96 tejidos de Zuleta.
Entre sus logros importantes resalta que juntó el equipo más destacado del país en un proyecto ambicioso.
“Si algún mérito tengo es lograr organizar a la gente y hacerla trabajar”.
Cuenta con 12 profesores principales; 64 docentes a tiempo completo y un número parecido de profesores designados y algo más de docentes visitantes que llegan del exterior.
Sobre los PhD, aunque la mayoría de profesores cuentan con título de doctor, para Ayala Mora no es un elemento definitorio.
“Hay profesores eminentes como nuestro paisano, el doctor Julio César Trujillo que es el jurista más importante del país que es nuestro profesor y no tiene título de doctorado PhD, pero continúa como docente; “el título es importante, pero sobre todo sirve para formar investigadores, investigadores que no investigan y que se dedican solamente a dirigir las universidades como burócratas; simplemente han perdido el tiempo. Desgraciadamente este Gobierno ha hecho proliferar a ese tipo de personas, personas que no tienen producción intelectual, pero que se han graduado de doctores para poder ser rectores”.
Sobre los Prometeo, salvo elecciones muy contadas, dice que fue plata tirada a la calle.
Como Centro Académico de Posgrados, la Universidad Andina cubre especialidades como Historia, Literatura, Estudios Sociales en general, , Estudios Latinoamericanos, Educación, Derecho, Administración, Comunicación y Salud.
2 300 estudiantes se forman en la Universidad, la inmensa mayoría paga la mitad del costo de sus estudios el costo total de la maestría es de alrededor de 10 mil dólares,  4 900 dólares pagan los ecuatorianos y de la comunidad andina.
Además ofrece siete doctorados y un posdoctorado, en las mismas áreas del posgrado.
“La Universidad Andina fue la primera institución del Ecuador que graduó doctores”. A la residencia pueden acceder los estudiantes matriculados que requieran este servicio; algunos la reciben gratis como parte de la beca y otros pagan una cantidad mensual.
Un poco más de la mitad del presupuesto, la Universidad la recibe del Estado, como institución pública, con los ingresos por pagos de colegiatura de los estudiantes, se cubre el 30 % del presupuesto.
La Universidad recibe cooperación internacional y fondos por los servicios que presta.
El presupuesto anual de la Simón Bolívar es de 22 millones de dólares.
Además, reciben el  apoyo de la Unión Europea y de otros países.
La Universidad Andina tiene una expresión multicultural, desde sus paredes, así como profesores, funcionarios y estudiantes de diversidad étnica, pero por sobre todo ello tiene la conciencia de construir un proyecto común de unidad en la diversidad que espera América Andina.
Las mujeres están presentes en la Salón de Libertadoras, también se encuentra el Salón de la Independencia y una gran cantidad de obras. Mariscal Sucre, Manuela Sáenz, Eugenio Espejo, José Joaquín Olmedo, Micaela Bastidas y la Casa patrimonial Libertad son los edificios de la Universidad.
En 2010 logró acreditación internacional y en Ecuador se encuentra en la categoría A como universidad de posgrado.
La CEPAL concluyó que las dos únicas instituciones que realmente funcionaban bien en la  Comunidad Andina de Naciones eran la Corporación Andina de Fomento y la Universidad Simón Bolívar. Todo esto, de la mano del ibarreño Ayala Mora.
No tiene interés en actividades electorales, pero el exdiputado que representó a Imbabura y Pichincha dice que ha cumplido su tarea, alguna vez quisiera volver a Ibarra y, el único cargo que le gustaría ejercer es el de concejal, como fue su tatarabuelo Manuel Pasquel, uno de los concejales que refundó Ibarra, que dio el discurso con el que se reinstaló la ciudad en 1872. Por escritura pública, Ayala Mora pidió ser enterrado en Ibarra “No voy a vivir el sueño eterno en este páramo asfaltado, quiero estar en mi tierra, si es posible en Caranqui”