169 casos que gana la Fiscalía de Imbabura

p45f1Ibarra. La Fiscalía de Imbabura probó la responsabilidad de hombres y mujeres procesados por asesinato, drogas, violación peculado. Desde septiembre de 2012 dicha función judicial ganó 169 casos.

 

ACONTECIMIENTOS. En mayo pasado, Gloria Rodríguez, pidió justicia por el asesinato de su hija Johana. Ella murió apaleada por un guardia de seguridad porque se negó a mantener una relación sentimental con Kléver Q.
A la madre afligida solo le queda el recuerdo de su hija y ver crecer a su nieto de tres años que dejó su vástago. Por este caso, Kléver Q., fue sentenciado a 16 años de reclusión mayor especial.
La Fiscalía de Otavalo presentó pruebas y testimonios que demostraron la culpabilidad del sujeto, ropa de sangre se encontró en la casa de Kléver, las prendas estaba en remojo, otra de las evidencias fue un madero con el que mataron a palazos a la joven en noviembre de 2012. Ella y su familia vinieron desde Pichincha a radicar en Otavalo por trabajo hace más 10 años.

 

DECESO. Otro caso que estremeció a los imbabureños fue la muerte de Pamela Orellana, ella cursaba el primer año de Zootecnia y murió estrangulada dentro de la casa de su pareja. La Fiscalía pidió se lo llame a juicio por el delito de homicidio al judoca Santiago Ch.
La autoridad del Juzgado Penal que llevaba la causa elevó el caso al Tribunal Segundo de Garantías Penales de Imbabura, la Fiscalía demostró la culpabilidad de Santiago Ch., y fue condenado a ocho años de cárcel, pero la Sala de lo Penal subió la condena cuatro años más. Santiago se entregó a la Policía Judicial de Imbabura.
Santiago dijo en el juicio que el jamás quiso matar a su pareja y pidió disculpas a los progenitores de Orellana.

Asesinato. Asimismo, José A., alias `El Payaso´ fue sentenciado por el Tribunal Primero de Garantías Penales de Imbabura a 16 años de reclusión por el asesinato de Zoila Pupiales y Laurentino Pastás. Los fallecidos son madre y hermano de Ana Carrillo, presidenta de la Junta Parroquial de La Esperanza.  

PECULADO. En el caso de la Cooperativa de Maestro se sentenció al exgerente Álvaro G., a 12 años de reclusión. Hubo un perjuicio de aproximadamente cuatro millones de dólares. El delito de peculado es de acción pública.
Andrés Jaramillo, fiscal de Imbabura indicó que en la fase investigativa se recabaron indicios suficientes para demostrar la materialidad de la infracción y la responsabilidad de los procesados. “Todos los casos son importantes y el servicio a la ciudadanía”, finalizó.