131 ciudadanos se acuartelaron ayer

pag-4El Centro de Movilización del Comando Conjunto de las FF.AA de Imbabura, en la primera fase del acuartelamiento, de este año, tuvo un cupo para receptar a 131 ciudadanos, es por ello que muchos jóvenes en el llamado de ayer se quedaron sin poder realizar el servicio militar voluntario, ya que el cupo terminó y los jóvenes se quedaron con las maletas hechas.

Desde las 07:00 de la mañana hacían fila en las afueras del Centro de Movilización jóvenes y familiares de ciudadanos provenientes de Carchi, el norte de Pichincha, San Lorenzo e Imbabura, en su mayoría pertenecientes a la leva de 1997, primera llamada. Ya en horas de la tarde, los idóneos, fueron embarcados en el bus que los llevó hasta el Grupo de Caballería Yaguachi en donde realizarán su preparación de seis meses, aunque es posible que en el transcurso de ese tiempo sean enviados a otras unidades militares del país.

TODO UN PROCESO

Lo primero que hacen los jóvenes es registrar sus datos personales, luego pasan por un chequeo de la Policía Judicial, inmediatamente deben llenar una encuesta, luego pasan a la evaluación médica, es aquí en donde el muchacho es declarado apto o no apto para cumplir con el servicio militar. Si el joven es declarado idóneo debe realizarse el examen de sida. Luego de todo esto es ingresado al banco de datos de la Dirección Nacional de Movilización del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

“El proceso de acuartelamiento empezó a las 08:00 de la mañana y termina a las 17:00. Le puedo decir que hubo una gran cantidad de personas que quisieron acuartelarse, eso hay que agradecer principalmente a los padres de familia que confían en las Fuerzas Armadas. En junio y en septiembre habrá otros llamamientos, y allí pueden nuevamente intentar acuartelarse los jóvenes que hoy no alcanzaron”, dijo Germán Correa, jefe del Centro de Movilización de Imbabura.

BENEFICIOS

Según consta en la página web de las Fuerzas Armadas entre los principales beneficios del Servicio Militar Voluntario constan: un seguro de vida, remuneración mensual, formarán parte de la carrera de reservistas, adquirirán una preparación y un conocimiento para el ingreso de escuelas militares, entre otros beneficios.

 “Mi objetivo es estudiar en la universidad, pero tambiñen me llama la atención la Escuela Militar, es por eso que quiero enrolarme en el Ejñercito a través del servicio militar y de ahí tomar una decisión. Además es un honor servir a mi patria”, dijo José Maldonado un joven oriundo de La Esperanza quien alcanzó un cupo, pasó las pruebas y se fue a cumplir el servicio militar voluntario. Pero no todos alcanzaron un cupo. “Nos dicen que esperemos para el segundo llamado. Ya que hoy el límite de 130 ya se terminó”, dijo Israel Méndez, quien llegó hasta el Centro de Movilización de Ibarra, procedente del cantón Bolívar en la provincia del Carchi.

“Nos vamos a regresar, no se realmente si al segundo llamado me presente puesto que tendría que si me voy a la universidad tendría que retirarme un semestre, pero bueno llegué hasta acá eso es lo importante, tener interés por servir a la patria”, dijo el joven aspirante que deseaba cumplir el servicio militar voluntario. Hermanos, padres, tíos y hasta los abuelos de los aspirantes a conscriptos llegaron hasta el Centro de Movilización de Ibarra a despedir a sus familiares.