12 años al servicio de los más pobres en Otavalo

Otavalo. La pobreza es una problemática mundial que al parecer, no se puede erradicar. En Otavalo esta escasez se evidencia en los sectores más alejados.

Pero para ayudar a las personas indigentes o que no tengan el dinero suficiente para adquirir un plato de comida, está el comedor comunitario, que presta sus servicios desde hace 12 años.

Desde las 12:00 hasta las 13:00 y de lunes a viernes llegan a adquirir un almuerzo saludable, preparado por la Asociación de Voluntarias San Vicente de Paúl de Otavalo.

Aportación. En total son dos comedores que prestan sus servicios a la ciudadanía otavaleña, ubicados en el mercado Copacabana y en la ciudadela Imbaya.

El comedor es autofinanciado por cada una de las voluntarias, quienes aportan con un mensual.

Pese a que es comunitario, la mayoría de beneficiarios aportan también con 50 centavos, “esto nos ayuda a cubrir el gasto de la señora que cocina y los insumos para la comida”, dijo Blanca Lucía Bravo, representante legal de la Asociación de Voluntarias San Vicente de Paúl.

Al no ser suficiente lo que se recolecta económicamente con el aporte de los beneficiarios, las voluntarias también realizan dos actividades cada año, preparan fanesca en este mes y en octubre ofrecen colada morada. Al comedor ubicado en el mercado Copacabana llegan hasta 100 personas todos los días, mientras que en Imbaya atienden a 70 beneficiarios.

En vacaciones. Blanca Lucía manifestó que en temporada de vacaciones disminuye el número de atenciones, ya que cuando hay clases acogen a niños que viven lejos y para ellos el almuerzo es gratis.

El comedor también recibió a extranjeros que llegaron de Venezuela, Blanca señaló que solo estuvieron de paso.

La representante de la asociación y voluntaria añadió que se benefician las familias que viven lejos o quienes trabajan en la construcción.

“Pienso que en vez de servirse una cola con pan, un buen almuerzo está mejor”, dijo Blanca.

Sin dar una cifra exacta, agregó que la inversión es grande, pero aseguró que los miércoles cuando es feria en el Copacabana, preparan 10 libras de arroz.

De la misma forma Blanca hace la invitación a todos los ciudadanos otavaleños que quieran ser parte del voluntariado y deseen aportar con alimentos para el comedor. Una de las características de la asociación es que mantienen una formación espiritual.

Los beneficiarios agradecen el almuerzo que reciben en el comedor comunitario de Otavalo.
Antes del almuerzo las voluntarias y los beneficiarios dan gracias a Dios y terminan una oración persignándose.