10 tips para una genial exposición

altConvertirse en un calificado, más que solo confiado, orador, requiere de mucha práctica. Pero aquí hay algunas cosas que puedes considerar para comenzar a afilar tus habilidades a la hora de realizar una presentación con Power Point.

1.La regla 10-20-30. Esta regla declara que una presentación no debe tener más de 10 diapositivas, durar más de 20 minutos y no tener ningún texto con menos de 30 de tamaño. No importa si tu idea revolucionará el mundo, lo que tienes que hacer es explicar detalladamente las partes importantes en unos minutos, un par de diapositivas y pocas palabras por cada una.


2. Ser divertido. Las exposiciones deberían ser divertidas e informativas. No se deba actuar como un mono bailarín cuando se da una presentación seria. Pero a diferencia de un correo electrónico o un artículo, la gente espera alguna apelación a sus emociones. El recitar simples hechos parcos, sin cualquier pasión o humor, disminuirá la probabilidad de que la gente preste atención.

3. Contacto visual. Haz contacto visual con todos en el lugar. No debes enfocar toda su atención en el que tomará la decisión, ya que los secretarios y ayudantes presentes pueden tener algún poder persuasivo sobre su jefe.

4. No leer. Ésta es una nimiedad, pero de algún modo el Power Point hace pensar a la gente que pueden escaparse de ello. Si no conoces tu discurso sin señas, esto no te hará más ameno. Al contrario, esto muestra que realmente no entiendes tu mensaje, será una gran decepción a cualquier audiencia que haya puesto confianza en ti.

5. Proyectar tu voz. Nada es peor que un orador que no se puede oír. Incluso en el mundo de la alta tecnología, con micrófonos y amplificadores, la proyección de la voz no significa gritar, más bien pararse derecho y permitir que la voz resuene en el aire de los pulmones, en vez que el de la garganta.
6. “Esta es una buena pregunta”. Puedes usar frases como: “esa es realmente una buena pregunta” o “me alegro que haya preguntado eso”. Tómate unos momentos para organizar tu respuesta. ¿Las personas en la audiencia sabrán que usas esas frases de relleno para ordenar de nuevo tus pensamientos? Probablemente no e incluso si ellos lo notan, es mucho mejor que empañar tu presentación con los clásicos ummm y ahhh de las respuestas.

7. No te disculpes si no es necesario. Las disculpas son sólo útiles si has hecho algo mal. No las uses para excusar incompetencia o humillarte frente a una audiencia, no pidas perdón por tu nerviosismo o por falta de tiempo de preparación. La mayor parte de miembros de audiencia no sabrán de tu ansiedad, así que no llames la atención sobre ésta. La excepción de la regla es que uno debe disculparse si llega tarde o si se prueba que está equivocado.

8. Ponerse en lugar de la audiencia. Cuando escribas un discurso, hay que mirarlo desde la perspectiva del público. Y preguntarse ¿Qué podrían no entender? o ¿Qué podría parecer aburrido?.

9. Practicar. Júntate con maestros de brindis y practica tus habilidades oratorias con regularidad delante de una audiencia. No sólo será un tiempo de diversión, sino que te hará más competente y confiado cuando tengas que acercarse al podio.

10. Diviértete. ¿Suena imposible? Pues, con un poco de práctica puedes inyectarle algo de tu afición, a los temas de tus presentaciones. El entusiasmo es contagioso.