1 798 personas se han capacitado en Alpachaca

Ibarra. Con el objetivo de combatir el analfabetismo digital, hace cuatro años en el corazón de la parroquia Guayaquil de Alpachaca, uno de los sectores más populosos de la capital imbabureña, abrió sus puertas el infocentro. Hasta el momento, según estadísticas que maneja el Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, 33 850 personas han utilizado el espacio tecnológico y 1 798 han recibido capacitaciones en más de 300 cursos que se ofertan.

Reacción. El infocentro también se ha convertido en un espacio inclusivo, ya que personas con algún tipo de discapacidad, han llegado a este lugar para capacitarse y recibir talleres. Por ejemplo, Paúl López Armas presenta una discapacidad física.

Él mencionó que lleva algo más de cuatro meses asistiendo al infocentro ubicado en el barrio Central de la parroquia Guayaquil de Alpachaca.

Hasta el momento, ha realizado más de un curso, entre los que se destacan los de computación y talleres para ayudar a las personas.

Paúl, quien vive en Pilanquí, se da tiempo para asistir dos o tres horas diarias al infocentro de Alpachaca, con el objetivo de aprender y conocer más sobre otros campos.

“Nunca es tarde para seguir aprendiendo y aprendiendo cosas. Siempre hay que ser positivos y optimistas”, expresó Paúl.

Doña Laura Dueñas, de 78 años de edad y quien es una maestra jubilada, mencionó que llegó hasta este sector con el fin de aprender más sobre la tecnología y poder ayudar a sus hijos en el negocio familiar. “Aprendiendo más sobre el mundo tecnológico también pudo ayudar a mis nietos con sus tareas”, sentenció doña Laura Dueñas.

Coordinadora. Ruth Valenzuela es quien está a cargo del infocentro. Ella explicó que entre 15 y 20 personas que tienen algún tipo de discapacidad llegan a esta “casa tecnológica” con el objetivo de seguir uno de los tantos cursos que se ofertan en el lugar.

“Desde hace dos años, se ha hecho los contactos con las instituciones correspondientes para también trabajar conjuntamente con ellos, con las personas con discapacidad, en los diferentes niveles. Las personas asisten aquí para ayudarles a conseguir espacios, fuentes de trabajo o que ellos inicien sus propios negocios”, dijo la coordinadora.

También explicó que, en los últimos meses, decenas de personas adultas han llegado para seguir diferentes cursos, con el objetivo de emprender con algún innovador negocio o, quienes ya tienen uno, capacitarse para impulsarlo por medio de las redes sociales.

Por otro lado, Ruth Valenzuela está satisfecha, ya que más de una persona que ha recibido capacitación ha logrado cristalizar sus propios emprendimientos.

Por otro lado, no solo personas que habitan en la parroquia de Alpachaca llegan hasta ese espacio para buscar aprender y capacitarse, sino también de otras partes de la ciudad.