1.741 personas registraron su visita a la cascada de Peguche

En el ingreso a la Cascada de Peguche se registraron 1.741 personas en los últimos tres días del feriado nacional por el 10 de agosto. A pesar de la pandemia, familias enteras llegaron a distraerse un poco y a admirar la naturaleza del bosque protector.

La cascada de Peguche está dentro de la jurisdicción de la comunidad Fakcha Llakta, parroquia Miguel Egas Cabezas. La mayor parte de las familias que residen en la zona viven exclusivamente del turismo. El cierre de estos lugares por la pandemia del Coronavirus afectó a las sensibles economías de los habitantes de esta comunidad, así lo aseguró su representante, Luis Santacruz.

Desde el 1 de agosto la comunidad volvió a abrir las puertas del atractivo turístico y el último feriado dio ‘un respiro’ a la economía de la zona. “Desde el 1 de agosto hemos recibido a 2.911 turistas, de estos se contabilizaron 1.741 visitantes entre los días 8, 9 y 10 de agosto”, informó el presidente de la comunidad.

Quejas de visitantes
Según los datos proporcionados por la directiva de la comunidad, el número de visitantes sería mayor porque muchas personas ingresaron al bosque protector por otras entradas que no están vigiladas. “Cuando se ingresa por el camino principal nos cobran 50 centavos por persona.

Nosotros, para evitar pagar esa cantidad preferimos entrar a la cascada por otros senderos”, dijo Manuel Duque, visitante que llegó a la cascada el fin de semana.

Frente a esto, el presidente de la comunidad aseguró que todo lo que se recauda en el ingreso al bosque protector se invierte en el mantenimiento de la zona, pago a personal y compra de productos para cumplir con los protocolos de bioseguridad.

“Nosotros no tenemos apoyo de ninguna institución pública para la conservación del área protegida. Anteriormente subsistíamos a base de aportes voluntarios pero ahora hemos acordado cobrar una tarifa de 50 centavos para quienes visiten la cascada de Peguche. Actualmente el parqueadero es gratuito para los visitantes.

Desde marzo no hemos tenido ningún ingreso económico y eso dificulta el mantenimiento. Ates de la emergencia necesitábamos alrededor de 2.500 dólares solamente para pagar al personal. Ahora el personal ha reducido y los ingresos económicos también”, finalizó el dirigente.