Arroz con leche para compartir en familia

13:29 113 hits

Arroz con leche para compartir en familia

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p2enfIBARRA. El arroz con leche es un postre típico de la gastronomía de múltiples países hecho cociendo lentamente el arroz en leche con azúcar. Se sirve frío o caliente. Se le suele espolvorear canela, vainilla o cáscara de limón para aromatizarlo.

Aunque su origen sea español, no cabe duda que el arroz con leche tomó la cocina latinomaericana y se volvió parte de nuestra tradición, como bien lo cita el autor Ricardo Palma en una de sus tradiciones, desde 1651 ya comparaban a las hermosas peruanas con una arroz con leche con canela, en las aventuras de un fraile con aires libertinos que visita a un compañero de andanzas y lo invita a animarse por las muchachas.

En Argentina,Guatemala, Costa Rica, España, Venezuela, Panamá, Perú, Colombia, El Salvador, Nicaragua, Chile, República Dominicana, Puerto Rico y México es muy tradicional, generalmente se le agregan pasas y canela. También es común incorporarle yemas de huevo y Vino Oporto.

ORIGEN
El arroz con leche fue traído a América por los conquistadores en todas las colonias desde la tierra de los mayas hasta la de los quichuas. Y los españoles a su vez lo habían asimilado de los otros conquistadores, los árabes. Estos llevaron a la península ibérica el arroz, el azúcar, las especias y una gran cultura que despertó el profundo letargo con que los Visigodos habían vivido los últimos 297 años luego del abandono de la Iberia de parte de los romanos.
Se pueden distinguir tres etapas:
Con miel. Cuando todavía no se había inventado el azúcar, y por tanto se hacía con miel (la tecnología del azúcar de caña llegó a España hacia el siglo IX, pero no se difundió por Europa hasta las cruzadas del XII, por lo que en Asturias es probable que no se consumiera hasta el XIII).
Con azúcar de caña. Hasta finales del XIX no existió el azúcar blanca, ya que si bien la primera refinería de remolacha la abrió Napoleón en 1813, España defendió el negocio de sus plantaciones e ingenios de ultramar hasta finales de siglo. De modo que desde el siglo XIII hasta finales de XIX, el arroz con leche se prearó con azúcar de caña (había mucho tráfico de mercancía y concretamente de azúcar de caña entre Asturias y las colonias americanas).
Y por último, tal y como lo conocemos hoy, con azúcar blanca. Aunque en los últimos años se están introduciendo cambios notables, tanto en presentación como en concepto culinario.


PREPARACIÓN
Pon en una olla al fuego con abundante agua y cuando comience a hervir echa el arroz. Déjalo 10 minutos y apaga el fuego. En otra olla pon a fuego lento la leche y el azúcar dándole vueltas para que se disuelva. Cuando la leche comience a hervir, añádele el arroz escurrido, el azúcar, la canela en rama y la piel de limón cortada finamente. Déjalo hervir suavemente durante 15 minutos después de los cuales lo echarás a una fuente plana, y lo espolvorearas con la canela molida. Esta receta es espesa. Servir frío o caliente.

VALOR NUTRICIONAL
Durante mucho tiempo se ha asociado con una buena nutrición y la digestión fácil, y se menciona por primera vez en los textos médicos en vez de libros de cocina. A lo largo de la historia del arroz con leche ha sido recomendado para los jóvenes, los ancianos, y personas de todas las edades con enfermedades estomacales. Por cada 100 gramos obtendrás 3% de poteina, 1% de grasa, 25 % de hidratos y 129 calorías.

VARIANTE
Hay una variedad de arroz con leche llamada “arroz emperatriz” en la que se le añaden yemas de huevo. Para eso prepara un arroz con leche con la receta tradicional. Incorporar las yemas y las hojas de gelatina bien escurridas (gelatina en lámina). Mezclar cuidadosamente hasta que se haya incorporado todo. Dejar enfriar removiendo de vez en cuando. Montar la nata e incorporar frutas.

 

INGREDIENTES:

1 litro de leche
250 gr de arroz
100 gr de azúcar
1 limón
1 canela en rama
2 cucharadas de canela en polvo

La recomendación es tener siempre los ingredientes ya preparados antes de elaborar la receta, es decir, las cantidades ya pesadas y medidas y los utensilios necesarios ya preparados.