La nutrición materna, vital para el bebé

10:36 268 hits

La nutrición materna, vital para el bebé

Ratio:  / 0
MaloBueno 

enfo-5Cuando estás embarazada comer alimentos saludables es más importante que nunca. Necesitas más proteínas, hierro, calcio y ácido fólico que antes, sin embargo, “comer para dos” no quiere decir que debas comer el doble.
La recomendación de incremento de peso depende de varios factores, siendo el más importante el estado nutricional de la mujer antes de embarazarse y, posteriormente, su estatura. Este aumento debe ser menor en el inicio del embarazo y ser progresivo en la medida que avanzan las semanas de gestación, acentuándose en el último trimestre. Incluso es tolerable que una mujer baje de peso en el primer trimestre, siempre que el resto del control sea normal y que se recupere posteriormente. El incremento total para una mujer que inicia su embarazo con un estado nutricional normal y que tiene una estatura promedio (1.55 a 1.65 metros), debería ser entre 11 a 13 kilos. Siempre hay que considerar que esta recomendación es individual y, depende de varios factores.

NUTRIENTES
Hierro. La anemia es la carencia nutricional más prevalente en el embarazo, y es muy frecuente que se indiquen suplementos de hierro en forma preventiva. La mejor fuente dietética de hierro de buena calidad son las carnes rojas bajas en grasas, hígado, almejas y ostras (cocidas).
Ácido fólico. El consumo de esta vitamina permite prevenir defectos en la formación del tubo neural. Se encuentra principalmente en los vegetales de hoja verde y de color oscuro, y en la harina de panificación.
Calcio y vitamina D. Se ha observado que la suplementación con calcio podría prevenir la hipertensión gestacional, la preeclampsia y el bajo peso de nacimiento. Se encuentra presente en los lácteos y se recomienda preferir los descremados.
Omega 3. Al parecer contribuiría a reducir el riesgo de preeclampsia en la madre y beneficiaría al desarrollo cognitivo y visual del bebé.