La mentira de las fotos del Antes y después

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p6enfEEUU Son virales las fotografías en las que se muestran a hombres y mujeres que supuestamente han tenido grandes resultados para su figura con diestas y ejercicios. Pero lo que no todos saben es que no son necesarias más de dos horas para conseguir una “transformación asombrosa”.


¿Qué necesitamos para este truco de magia? Para empezar, les vestimos con una ropa no muy favorecedora. Les fotografiamos en una postura no adecuada (puedes ver los hombros caídos y la cadera hacia delante) y les pedimos que saquen un poco de barriguita. Utilizamos una luz frontal que nos dé una iluminación de fotomatón y listo. Ya tenemos la foto del antes.

LA FOTO DEL DESPUÉS
Les pedimos que hagan unos cuantos ejercicios para conseguir un poco de congestión muscular a nivel visual, como cuando salimos hinchaditos del gimnasio después de haber entrenado. Les llevamos a peluquería y maquillaje, les bronceamos, les ponemos ropa un poco más favorecedora y les fotografiamos desde un ángulo distinto y con una iluminación mucho más estudiada. Tiempo máximo de la transformación: unas dos horas. Lo que te cuenten en el anuncio ya es otra historia.
Con esto lo único que podemos decir es cuidado con las falsas promesas de estas transformaciones que suelen aparecer sobre todo en esta época del año, cuando se acerca la operación bikini u operación bañador. Lee, observa y sobre todo cuestiónate todo lo que veas.

MÁS HISTORIAS
“Decidí sacarme una de estas fotos de transformación para mostrar lo que se puede hacer con unas pocas alteraciones, su peso es de 84 kilos. Fue un día, hace seis meses, que me sentía hinchado, así que le pedí a mi chica que me sacase una foto del antes. Después me afeité la cabeza, la cara y el pecho y me preparé para la foto del después, que hicimos como una hora después de la del antes. Hice unas cuantas planchas y flexiones, modifiqué la luz de mi habitación, inspiré, estiré los abdominales y ¡boom!, ya teníamos la foto del después”.
Así lo contó Andrew Dixon, entrenador personal, en su blog en The HuffPost, en una entrada titulada “Seducidos por la ilusión: la verdad sobre las fotos de transformación” en la que critica las imágenes con las que se promocionan muchos de los llamados “productos milagro” o las dietas o programas de ejercicios que prometen cambios radicales en cuestión de pocas semanas. “Como pueden ver no soy culturista, pero tengo músculo suficiente para remarcarlos con sombras con la iluminación”, apuntó.
Hace unas semanas se tomó otra serie de imágenes para mostrar este truco con más detalle. “Quería una serie que mostrar lo que podría parecer una transformación de unos cuantos meses de trabajo duro de ejercicios y dieta”, explicó.
No hay truco, mantener a la larga el resultado de una alimentación sana y entrenamiento exige “trabajo duro y dedicación”, señala este entrador personal en su post, que acumula más de 40.000 “me gustas” en Facebook.
Su objetivo con estas imágenes es que nadie caiga en la trampa de centrar su inspiración en este tipo de modelos.