Hipoterapia, una terapia efectiva

12:27 407 hits

Hipoterapia, una terapia efectiva

Ratio:  / 0
MaloBueno 

hipookiIBARRA. El contacto con animales y con otras personas, y más si es en plena naturaleza, resulta estimulante para cualquiera, más si cabe para los niños enfermos, y puede establecer vínculos afectivos interesantes.

En este sentido la hipoterapia va dirigida a personas con distintos tipos de discapacidad física, psicológica y social.

Algunos ejemplos son la parálisis cerebral, lesiones medulares, disfunciones motoras, enfermedades neurodegenerativas y traumatológicas. Probablemente la hipoterapia no es muy conocida por este nombre, pero si decimos que es aquella terapia de rehabilitación que se realiza con caballos, ya les sonará más cercano. Sin embargo, vamos a comenzar por diferenciar la hipoterapia de la equinoterapia, ambas prácticas son muy parecidas pero de igual forma tienen sus pequeñas diferencias. En el caso de equinoterapia, ésta consiste en que el paciente tiene un impedimento físico o mental leve, el cual le permite estar a cargo de un caballo, guiarlo con las riendas y montarlo, aunque siempre bajo la supervisión de un profesor de equitación y el profesional de la salud que corresponde para el impedimento específico que padece. 

En el caso de la Hipoterapia (tema en el que nos centraremos) el caballo es guiado por una persona y el paciente es sentado en cojín sobre el caballo, además de ser asistido por un profesional de la salud, como kinesiólogo, psicólogo, terapeuta ocupacional o psicopedagogo. BENEFICIOS Respecto a los beneficios que trae la hipoterapia, la especialista indica que en el caso de la parte física, “la transmisión de los movimientos multidimensional de la espalda del caballo hacia el tronco del paciente, es lo que produce una mejoría en la postura del tronco, en la caminata, una regularización del tono muscular, y aumento de coordinación y el equilibrio, ya que el cuerpo está obligado a adaptarse a cada paso del caballo, único animal que trasmite el movimiento físico igual a la caminata del ser humano”. Las sesiones de hipoterapia no tienen un máximo de duración, pero según indica la kinesióloga Renate Bender los resultados se pueden ver por lo general después del primer mes de terapia, “pero todo depende de la enfermedad del paciente, además para mantener una rehabilitación duradera hay que ser perseverante en el tiempo”. HISTORIA Ya en la Antigua Grecia los sabios recomendaban a las personas con enfermedades crónicas y/o incurables que practicaran equitación, con el fin de mejorar el estado anímico. Otro antecedente del reconocimiento de los beneficios de andar a caballo ocurría por el siglo XVII, cuando la equitación se utilizaba como ayuda en el tratamiento de la enfermedad conocida como “gota”.