Pancos, una marca solidaria y autóctona

00:00 997 hits

Pancos, una marca solidaria y autóctona

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag-8La responsabilidad social y fortalecer la identidad del pueblo kichwa es lo más importante para quienes forman parte de la empresa “Pancos”, a través del calzado que elaboran ayudan a la economía de las zonas rurales de Otavalo y Cotacachi y al mismo tiempo su producto representa parte de la cultura ancestral.

El trabajo de Charic Amaguaña, sus compañeros y trabajadores tiene como directriz principal mejorar la calidad de vida de las personas que no cuentan con ingresos económicos de la zona rural, por esto el trabajo de zapatería lo hacen 100% a mano y con toda la materia prima ecuatoriana. Con los zapatos que elaboran mantienen el uso de las alpargatas en las comunidades.

Son fabricados con una variedad de colores, estilo moderno y con la misma calidad del calzado ancestral. Este proyecto inició para contribuir al desarrollo de la economía de las comunidades rurales del pueblo kichwa y para que se mantenga el trabajo ancestral de realizar las cosas que se han hecho a mano como parte de una tradición.

“Es importante que todo el producto lo hagamos a mano y se mantenga el estilo que realizan en las comunidades y la forma de trabajo que dejaron como descendencia nuestros antepasados”, dijo Charic Amaguaña, iniciador del proyecto. Para comenzar el trabajo, los dirigentes de la empresa recorren comunidades de la zona en las que se encuentra pencos, de ahí viene el nombre de la empresa, Pancos, realizan la cosecha junto a los dueños del terreno y ellos ganan por su trabajo y por la materia prima. Después sigue el espacio de trabajo en el que se hace la desfibración.

Todo lo cosechado se lleva en camionetas a los ríos cercanos en donde se lava la materia prima para que luego pase al proceso de secarse. Todos el trabajo se realiza por etapas, con el fin de inmiscuir a las comunidades y sea más fácil y cómodo para quienes trabajan a mano el material. Los telares de madera, se observa poco en las zonas urbanas donde vive gente del pueblo kichwa, por eso la labor se convierte en un espacio en el que se busca mantener el trabajo como lo hacían los antepasados de las comunidades indígenas. Luego se procesan los cortes y se adecúa el tamaño de acuerdo a las tallas con la tela que se emplea a través de la manufactura del pueblo kichwa.

A $35 se comercializan los zapatos de Pancos en los puntos de venta. Si alguien desea aprender el trabajo a mano, se brinda capacitación de inicio y de manera permanente. La costura es parte de los espacios de trabajo en los que se mantiene como materia prima la cabuya.

Pancos se ubica en la ciudadela 31 de Octubre, ubicado en la parte de posterior en donde se construye el nuevo Mercado 24 de Mayo. Una de las últimas etapas de la elaboración es el pegado de las plantas de caucho, pero también tienen un proceso de vulcanización propio para que los precios sean lo más cómodos posibles para los clientes. El empaquetado, la ubicación por tallas y la distribución son los toques finales para la comercialización de los zapatos, que tienen por fin recuperar la identidad del pueblo kichwa y mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales.

Los zapatos Pancos se venden en Imbabura. En Ibarra, en la Plaza Shopping Center, y en Otavalo en la Sucre y Salinas.

En Quito se puede adquirir el calzado en los centros comerciales como el Quicentro, CCI, Condado y El Recreo.

En Guayaquil se expende en los principales centros comerciales de la ciudad y se espera llegar a más ciudades este año.