Deja la ansiedad por los dulces en fáciles pasos

09:11 218 hits

Deja la ansiedad por los dulces en fáciles pasos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

enf-6Los dulces suelen ser ese pequeño gusto que nos damos cuando estamos deprimidos. ¿Pero qué nos puede ayudar a dejarlos?. Te presentamos en Revista Enfoque algunos consejos que te servirán para dejar la ansiedad por los dulces.


Expertos explican que cuando sentimos hambre, comemos lo primero que encontramos, y por lo general, es algo procesado y poco saludable. Es allí cuando aparecen los dulces y se vuelven en un hábito alimenticio poco saludable.
Lo primero que hay que recordar es que si comes en pequeñas porciones, varias veces durante el día,  podrás mantener tu cuerpo bien alimentado, los niveles de azúcar regulados y los antojos por dulces estarán  al mínimo.
Otra de las cosas que debes tomar en cuenta para evitar la ansiedad por las golosinas es beber mucha agua. Cuando sientes un antojo, puede ser que tu cuerpo te esté diciendo que está deshidratado. Las señales de sed y hambre son similares. Y a veces, es difícil diferenciarlas.
El azúcar, y por lo tanto también el chocolate, es molecularmente como una droga, adictivo. Es el principal causante de la obesidad porque ni las personas más saladas pasan sin tomar en absoluto, ni las personas más concienciadas pueden dejar de comer. Lo importante es saber reconocer que lo que comes lo haces por ansiedad.

 

NO OLVIDAR
Otra de las causas que  pueden afectar tu ansiedad por los dulces es la carencia emocional o vacío que queremos llenar con la comida que más nos gusta. Sin embargo vemos que no acaba llenando lo que realmente queremos que llene. En ese momento empiezan los problemas que nos pueden ocasionar graves problemas de salud.
Para encontrar tus desencadenantes emocionales, registra el momento en que tienes ansias de dulces. Cada vez que tengas ansias o comas un dulce, escribe en un diario lo que sientes en ese momento. Asegúrate de detallar cada emoción que sientas. Si tienes ansias de un dulce justo después de reprobar un examen. Tus ansias de dulces podrían deberse a la tristeza o la decepción. Lo ideal es llevar un registro de lo que te podría estar afectando tu vida cotidiana y poner en práctica soluciones que eviten el consumo de golosinas de manera constante.
El estrés también puede inducir las ansias de dulces. El estrés libera un químico llamado cortisol: la hormona del estrés. Esta se relaciona con una larga lista de impactos negativos en el cuerpo, desde el aumento de peso hasta la disminución del sistema inmunológico.
 En ocasiones la búsqueda de los dulces se da cuando estás cansado, buscas un aumento de energía rápido y fácil. El azúcar proporciona un aumento de energía temporal, pero no dura mucho. La mejor manera de estar bien es alimentarse bien explican los expertos.