Terminar una relación de amistad, un dolor en silencio

00:00 223 hits

Terminar una relación de amistad, un dolor en silencio

Ratio:  / 0
MaloBueno 

enfo-2Terminaste con tu novio.Seguro tus amigas ya te tienen preparado un fin de semana lleno de fiestas, helados y chocolates que de seguro harán que se te pase rápido el momento que estás pasando. Además, así tienes más tiempo disponible para pasar con ellas, ponerse al día y disfrutar de muchas noches de chicas. Pero, ¿qué sucede cuando una amistad se acaba?

 

La psicoterapeuta. nos comenta que hablar de perder a un amigo o amiga es mucho más doloroso que perder a una pareja, ya que el nivel de conexión suele muchas veces ser mucho más profundo que el que se puede tener con una pareja.En especial si es una amiga, o amigo que conoces de toda la vida. Lo peor es que cuando tu amiga y tu deciden terminar su amistad, si es que lo deciden porque a veces solo pasa, no va a haber nadie esperándote con noches preparadas de diversión, o ponerse al corriente o salir a comer. Vaya, incluso si alguien te pregunta por qué estás triste, va a encontrar raro que estés así por una amiga.

“Yo tuve que terminar con una relación muy bonita de amistad, me llevaba con Dalice desde que estábamos en la escuela, compartimos muchos momentos que nunca olvidaré. Pasábamos casi todos los días juntas pero cuando ya entramos a la universidad todo fue cambiando ella tenía sus amigas y yo las mías.

Llegó un día en que las cosas no eran las mismas, nos veíamos pero nada era igual ya no hablábamos como antes ni compartíamos momentos bonitos, la verdad no se que nos alejó pero ahora ya no hablamos”, comenta María Paz quien quiso ayudarnos con su testimonio. María Paz también nos comenta que con su amiga ya no se lleva hace un año y se siente mal porque la relación de amistad terminó. “Para mí es triste ya no tener a mi amiga incondicional pero solo debo aceptar lo que está sucediendo” comenta María.

En general, el dolor de perder a un amigo parece importarle poco a la sociedad, lo cual parece un tanto superficial. Si bien es cierto que no todos tus amigos son entrañables y del alma, seguro existen uno o dos que te dolería mucho perder. Puede que encuentres muchos manualers sobre cómo sobrevivir a un rompimiento y cómo olvidar a tu ex, pero es probable que no encuentres una guía sobre cómo superar a tu amiga. Tenemos algunos consejos para que puedas superar esta difícil prueba. El último intento: sin esperar que haya una respuesta, trata de escribirle a tu amiga y contactarte con ella. No tienes que retomar la causa del problema, solo escríbele para saber cómo está. Hay una buena probabilidad de que no recibas una respuesta, así que anticípate al dolor haciéndote a la idea desde el principio. Borra las fotos de ambas juntas y deshazte de las cosas que te la recuerdan demasiado: puede que no hayas recibido respuesta. Lo mejor es tratar de apartar a esa persona de tu mente, así que los recuerdos que tengan juntas y que te la recuerdan demasiado deberían desaparecer. Si aún tienes cosas que le pertenecen, busca la manera de devolverlas, si no tienes forma, dónalas a la caridad. No sobreanalices la situación: de la misma manera en que pensar y analizar demasiado una relación pasada no va a cambiar la situación, lo mismo pasa con tu amiga. Definir si fue una pelea que la vida las separó, no va a hacer gran diferencia y solo te va a torturar. Deja de culparte: como en las relaciones, se necesitan de dos para bailar el tango. Puede que hayas ocasionado la última discusión, sin embargo, no quiere decir que los problemas que llevaron su amistad al fin sean, de forma directa, tu culpa. Algunas amistades son tóxicas pero nos resulta difícil verlo o admitirlo. “Solemos proyectar nuestros propios sentimientos en nuestros amigos porque el otro es un reflejo de nosotros mismos. Como no le deseamos ningún mal, imaginamos que él o ella tampoco nos lo desea a nosotros”, señala la psicoterapeuta. El amor es ciego y la amistad también. Como en todas las relaciones,La esperta cree que la ruptura es necesaria cuando la amistad se vuelve destructiva. A veces puede resultar tan exigente que puede acabar con nuestra autonomía y nuestra libertad. En vez de hacernos crecer y reconfortarnos, esta amistad nos amenaza. “La ruptura es saludable cuando la relación ya no nos hace sentirnos bien”, comenta la especialista.