Hábitos para despertarte feliz

00:56 256 hits

Hábitos para despertarte feliz

Ratio:  / 0
MaloBueno 

habitosTodos los buenos hábitos y cambios positivos en la vida no requieren mucha energía ni esfuerzo; de hecho, algunos son bastantes simples, y puedes llevarlos a cabo en un par de minutos por las mañanas.

Así iniciarás el día con una sonrisa y estarás feliz hasta la anoche. te traemos algunas formas de despertar feliz diariamente: Haz un poco de ejercicio: No necesitas lanzarte por horas al gimnasio, pero sí es importante que estires un poco tus músculos.

Puedes darle un paseo a tu perro de 10 minutos, hacer unos ejercicios de estiramiento o simplemente salir a correr por un rato. Tu cuerpo, peso y salud te lo agradecerán. Apaga la alarma: ¿Sabías que puedes entrenar a tu cuerpo para despertarse a tiempo? Así es, al parecer una alarma ni siquiera es necesaria y, de hecho, son la peor forma de despertarse, porque no le da tiempo a tu cuerpo de despertar correctamente. Desayuna: Si no lo haces, es hora de que empieces a crear este hábito.

Incluso si es un pequeño plato de fruta o un sándwich, es importante que desayunes. Si no, ¿cómo crees que tu cuerpo tendrá energía para rendir durante el día? Bloqueador y humectante: Las mañanas son el momento perfecto para cuidar de tu piel; es por eso que te recomendamos crear el hábito de ponerte bloqueador solar y crema humectante.

Recuerda, aunque pases todo el día encerrada en una oficina, hay muchas otras formas para lastimar tu piel, por ejemplo, la luz de tu computadora. Medita: En este mundo de constante conexión, es difícil encontrar el tiempo para aclarar la mente y concentrarse en la energía, pero eso no le quita su importancia.

Date mínimo unos 5 minutos para relajarte y poner la mente en blanco; en la bañera, al despertarte, al hacerte el desayuno, no importa el momento, lo importante es que lo hagas. Organízate: Tu vida será menos estresante si empiezas a hacer listas y a organizar tus días. No necesariamente tienes que crear un horario para todo, pero es importante que tengas, mínimo en tu mente, un plan para organizarte. Sé agradecida: Por último, pero no menos importante: necesitas ser agradecida.

En lugar de pensar algo negativo todas las mañanas y quejarte antes de empezar el día, recuerda todo lo que tienes y no lo que no has logrado conseguir. Con una nueva actitud, además de cambiar tu día, puedes mejorar tu vida. No tomes decisiones: Para que tus mañanas sean relajadas, reduce el número de opciones y decisiones que debes tomar a cero.

Ya sea que tomes las decisiones –qué ropa usar, qué desayunar, qué ruta tomar para ir al trabajo– la noche anterior, o hagas de tus mañanas una rutina tanto como te sea posible. Realmente no hay necesidad de cambiar tu desayuno, horarios o el ritual de baño cada mañana.

Revisa tu calendario diariamente: Seguramente hay un calendario muy grande o colocaste un pizarrón blanco en una posición prominente en tu cocina. En él escribe todo lo que necesitas para ese día. Revísalo cada mañana mientras tomas tu café o té: te ayudará a evitar el estrés de olvidar algo importante. Besa a toda la gente que amas en tu casa (incluyendo al perro y al gato) antes de salir. (FC)