Azúcar, sal y grasa, los imprescindibles

00:55 685 hits

Azúcar, sal y grasa, los imprescindibles

Ratio:  / 0
MaloBueno 

azucarUna ingesta adecuada de azúcar, sal y grasa es importante para el buen funcionamiento del organismo. Cada uno aporta de manera diferente a mantener un cuerpo saludable y activo.


El ser humano necesita un sinnúmero de nutrientes que contribuyen a mantener el buen estado y equilibrio de su sistema. El azúcar representa una rápida fuente de energía; la sal, constituye un mineral clave para mantener el equilibrio en los líquidos corporales un balance a nivel hídrico y las grasas, ayudan a mantener la temperatura corporal y la producción de hormonas.
Mantener una dieta rica y saludable es esencial para la prevención de enfermedades y generación de anticuerpos, que contribuyen a fortalecer el sistema inmune. Por ello, desarrollar buenas hábitos alimenticios desde pequeños, es una responsabilidad que cada uno debe tener a lo largo de cada etapa de la vida.
Según comenta la nutricionista María Isabel Cevallos, “es recomendable consumir de forma moderada los diferentes tipos de nutrientes, sean estos proteínas, grasas, carbohidratos, azúcares y demás; ya que el exceso o la carencia de cualquiera de estos puede ser perjudicial para la salud”.
Los alimentos y bebidas que tienen en su composición los tres elementos – azúcar, sal y grasa -, están disponibles y al alcance de todos. Un ejemplo claro de alta calidad es el yogurt, que proporciona vitaminas y minerales importantes para el desarrollo del cuerpo humano. La lactosa (azúcar propia de la leche) sirve como combustible para realizar las actividades diarias. Además, el consumo de la lactosa evita que la proteína de la dieta funcione como fuente de energía, permitiendo en su lugar, el desarrollo del músculo y otras funciones de mantenimiento.
La ingesta recomendada de productos lácteos como el yogurt, varía de acuerdo a la edad y a la actividad física que realice cada persona. Sin embargo, la cantidad promedio sugerida por la experta, es de 2 a 3 raciones diarias.
Es así que, en este producto derivado de los lácteos, contiene las proporciones adecuadas de azúcar, grasa y sal; los mismos que suplen las necesidades que el organismo demanda. “Productos lácteos como el yogurt contribuyen a mejorar el metabolismo y a fortalecer el sistema inmunológico, convirtiéndose en un alimento fundamenta en la dieta diaria”, explica la Dra. Cevallos.

TRES PILARES
Pero nada de esto tendría sentido si no tomamos en cuenta que nuestro cuerpo es como un coche de tres ruedas: si una de las ruedas falla, el coche avanzará a trompicones, o no se moverá en absoluto. Vamos a analizar los tres pilares de un cuerpo sano: alimentación, ejercicio y descanso.
No hay excusas para no hacer una hora de ejercicio diario. No hace falta que sea un deporte de alta intensidad: simplemente con movernos ya notaremos un buen cambio. En el caso del descanso, cada semana deberíamos tener, por lo menos, un día de relax total.