La dura realidad de las mujeres de Latinoamérica

Ratio:  / 0
MaloBueno 

enfo-5La violencia contra mujeres y niñas es una violación grave de los derechos humanos. Su impacto puede ser inmediato como de largo alcance, e incluye múltiples consecuencias físicas, sexuales, psicológicas, e incluso mortales, para mujeres y niñas. Afecta negativamente el bienestar de las mujeres e impide su plena participación en la sociedad.
Según el sitio de la ONU Mujeres en Ecuador, además de tener consecuencias negativas para las mujeres, la violencia también impacta su familia, su comunidad y sus sociedades. Los altos costos asociados, que comprenden desde un aumento en gastos de atención de salud, servicios jurídicos hasta pérdidas de productividad, impactan en presupuestos públicos nacionales y representan un obstáculo al desarrollo.
Según la Organización Panamericana de la Salud, los niveles de violencia contra la mujer afectan de entre 17% a 53% de la población de mujeres en cada país de la región.
En cifras absolutas, se estima que la tasa de violencia sexual contra la mujer en América Latina contabiliza los 500 episodios por día. La trata de personas, la violencia doméstica y sexual, el femicidio, el acoso laboral, moral y sexual, la discriminación y la misoginia, los desplazamientos por conflictos armados, las violaciones sistemáticas de mujeres y niñas; así como otras series de conductas y acciones, se siguen perpetrando en América Latina y el Caribe.

Las leyes en Ecuador
Con respecto al marco normativo, a inicios de 2014 se aprobó el nuevo Código Integral Penal, que incluye:
Tipificación del femicidio como delito penal
Incluye como delito penal la violencia contra la mujer y determina las acciones de proceso expedito para la atención de estos casos y deroga el título I de la Ley 103 contra la violencia contra la mujer y la familia, relativo a los deberes y responsabilidades del sistema de justicia para atender a las mujeres en situación de violencia.
A pesar de contar con penas más severas, preocupa la capacidad del sistema judicial para responder de manera eficaz y la limitación a la definición de la violencia al terreno intrafamiliar.
Se mantiene la penalización del aborto con excepción de si el embarazo es consecuencia de una violación en una mujer que padezca de discapacidad mental o cuando está en riesgo la vida o salud de la madre.
Frente a la violencia contra las mujeres y niñas, los retos en el país es la imitada voluntad política frente a la violencia contra las mujeres hace que éste no sea priorizado como un problema de salud pública, resultando en políticas y programas con pocos resultados, sin continuidad, baja cobertura y calidad, y débil articulación interinstitucional e intersectorial.
Según la psicóloga Verónica Recalde, las mujeres violentadas presentarán secuelas para el resto de sus vidas. “Un tratamiento psicológico ayuda a continuar con sus vidas, porque un gran porcentaje se hunde en la depresión y como sabemos esto puede llegar al suicidio. Pero lamentablemente, todas ellas deberán continuar sus vidas con secuelas. En unas casi imperceptibles, en otras muy marcadas”.

Info-EnfoqueLa cifras en Ecuador 

6 de cada 10 mujeres (60.6%) han experimentado algún tipo de violencia de género.

El 70,5% de mujeres que se han unido o que se han casado, entre los 16 y 20 años, son violentadas.

El 77% evita calles o esquinas en donde frecuentemente se reúnen varones para evitar ser acosadas.

El 63% trata de completar sus actividades diarias antes de las 18:00 porque perciben que es más seguro.

El 36% evitan realizar deportes o actividades al aire libre porque consideran los espacios como inseguros.

El 27% de adolescentes ha sufrido acoso por grupos de hombres a la salida de los colegios.

Del total de mujeres que están en proceso para la custodia de sus hijos/as, el 84,1% son violentadas.