Obra de teatro cuenta la historia del Cuartel

Ratio:  / 0
MaloBueno 

enfo-2Este feriado de Carnaval se pone en escena la teatralización que cuenta la historia del Cuartel de Ibarra, una iniciativa del departamento de Cultura y Turismo de la Municipalidad. El evento inició el día sábado y pueden disfrutarlo hasta hoy a las 10:00, 12:00 y 16:00.


En los recorridos se mostrarán a los visitantes cómo fue construida esta edificación de influencia de estilo medieval y que ahora alberga las salas del Centro Cultural El Cuartel que también pueden ser visitadas, explica Juan Carlos Morales.
Los mediadores del Cuartel, bajo la dirección de teatro de Malenkov Camargo, realizarán estos recorridos para que el público pueda conocer –por medio del teatro y con trajes de época- este emblemático sitio que inició su construcción en el segundo mandato del presidente Eloy Alfaro Delgado, y cuya dirección técnica la realizó el ibarreño José Domingo Albuja. Precisamente uno es los personajes de esta obra será el mencionado poeta, que será representado por Luis Miguel Salas, junto a la su esposa María Conchita, interpretada por Viviana Angulo. Se ha creado, además, el personaje del militar a cargo de Malenkov Camargo, junto a la poetiza, de nombre ficticio, Eulalia Zaldumbide, en la actuación de Natalia Pineda, además del fotógrafo de manga Pepito Mendieta, que revive merced al trabajo actoral de Richard Suárez Terán. También estarán acompañados de Andrea Checa.

 

HISTORIA
Juan Carlos Morales escribe que en estas últimas semanas el renovado Cuartel de Ibarra abrió sus puertas. Hay que decirlo: fue una decisión del Gobierno Nacional y el GAD Ibarra, que no miraron tiendas políticas cuando se trata de pensar el país. Tiene siete salas, donde también está el desprendimiento: la colección de pintores imbabureños, de la Universidad Andina Simón Bolívar, las mejores artesanías de América Latina, una propuesta del CIDAP, de Cuenca, muestras de serigrafía y grabado, fotografía antigua de inicios del siglo XX, colectivos de mujeres que ha hecho de la arpillera sus lienzos de denuncia, los tejidos que evocan las culturas prehispánicas, el magnífico trabajo de las tallas religiosas de San Antonio de Ibarra.
A esto, además de la cuidada curaduría, hay que añadir el entusiasmo de jóvenes mediadores que ahora, con la dirección del teatrero Lenin Camargo, preparan la dramatización de personajes de época, bajo el amparo del poema Tierra mía de Carlos Suárez Veintimilla. Un sitio concebido como centro cultural, en lugar de las visiones –ahora en conflicto- de los museos que, no hay que olvidar, en sus inicios fueron lugares para acumular los despojos de las conquistas, especialmente de los imperios europeos (el mejor museo de máscaras africanas está en Bélgica).
El Cuartel de Ibarra inició su construcción en 1907, con el apoyo liberal en la segunda administración del presidente Eloy Alfaro.