Los celos en una amistad

17:51 330 hits

Los celos en una amistad

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p2enfIBARRA. Los celos son un sentimiento, una emoción, que experimentamos igual que el resto de emociones. A menudo aparece en relaciones amorosas, pero también entre amistades.

Cuando nos hacemos amigos de alguien otorgamos a esa persona un lugar privilegiado en nuestra vida y establecemos con ella una relación basada en las nociones de compartir e intercambiar, disfrutar... y al mismo tiempo de dependencia respecto a ella. A medida que la relación va evolucionando -sobre todo si se trata de una amistad muy cercana- los miembros implicados pueden temer que este tipo de satisfacción desaparezca. Los celos pueden manifestarse de diferente forma pero en rara ocasión nacen sin objeto.

De hecho, no nos ponemos celosos sin motivo y, aunque a veces no lo queramos reconocer, conocemos muy bien el objeto de nuestros celos. No importa la intensidad, los celos son sinónimos de malestar y pueden considerarse como un preciado barómetro. También nos enseña sobre nuestras necesidades (por lo general, de tipo afectivo), el estado anímico actual y nuestra actitud general. Pero también nos informa sobre todo de la manera en que gestionamos nuestras emociones y, por lo tanto, la relación en cuestión, sea de amor o amistad. Los celos pueden poner de manifiesto una situación de rivalidad, más o menos consciente, o una actitud posesiva.

HISTORIA Anel Báez y Erandy Gutiérrez, dos mexicanas de 16 años, eran inseparables. Iban juntas al colegio y lo compartían todo. Pero esa amistad terminó de manera trágica: molesta porque Anel había publicado unas fotos íntimas de ellas en Facebook, Erandy la mató de 65 puñaladas por la espalda. Las adolescentes iban juntas al secundario de la Universidad Autónoma de Sinaloa. Eran grandes amigas y solían como miles de chicas y chicos expresarse su afecto a través de las redes sociales. “Te amo, no sabés qué feliz que me hace que vos seas mi amiga. Sos más que eso: sos mi hermana”, le escribió Anel a Erandy en Facebook. Fue precisamente una foto publicada en esta red social la que desató el trágico final. En diciembre de 2013, Anel subió una foto con su amiga en las que se las podía ver abrazadas, sonrientes y semidesnudas.