13-03-2018 | 20:13

Cinco superticiones para recordar este martes 13


    13
    Ibarra.- No existe una evidencia comprobada científicamente que indique que el martes 13 es un día de mala suerte, ni tampoco un acontecimiento histórico que lo ampare, sin embargo, en la sociedad hispanohablante, la fecha es sinónimo de supersticiones y mala fortuna.

 

Además del día, para los crédulos también está implícito el número 13 considerado como maldito porque se lo asocia con el capitulo 13 de la Apocalipsis que habla del demonio de siete cabezas, o también relacionado con los 13 asistentes a la última cena de Jesucristo.

En lo que tiene que ver al segundo día de la semana, el martes, por ejemplo los astrólogos relacionan su nombre con el planeta Marte que lleva su nombre en referencia al Dios de la Guerra.

Algunos, los más atrevidos alargan el mito afirmando que el martes 13 se produjo la confusión de lenguas en la Torre de Babel.

A continuación, cinco supersticiones que hemos escuchado alguna vez hablar:

Derramar la sal. Derramar por accidente este elemento está considerado un mal presagio para esa amistad o vínculo. Para alejar los males se recomienda arrojar una pizca de sal por encima del hombro izquierdo.

Romper un espejo. En tiempos remotos se rompían espejos cuando no querían mostrar un futuro aterrador. Por eso se dice que un espejo roto trae consigo siete años de maldición.

El gato negro. Cruzarse con un felino de pelo oscuro estaba visto como indicio de la presencia del diablo. En muchos países se cree que da buena suerte si se te acerca y mala suerte si camina alejándose de ti.

Paraguas bajo techo. Se dice que abrir un paraguas bajo techo (especialmente dentro de casa) es tentar a la mala suerte. Se trata de una creencia de las más antiguas y que data del siglo XVIII en Inglaterra.

Pasar por debajo de una escalera. La mala suerte llega porque los triángulos han sido tradicionalmente símbolos sagrados. Es decir representan la Santísima Trinidad: padre, hijo y espíritu santo. Se considera un sacrilegio y una mala acción cruzar la escalera.