05-08-2018 | 23:07
(I)

Operativos descubren químicos usados para procesar las sustancias ilícitas

La provincia de Imbabura se ha convertido en una provincia de paso usada para el tráfico de sustancias estupefacientes. Entre ello están los químicos.

Zona Norte. En estos días la Unidad de Químicos de la Dirección Nacional Antinarcóticos (DNA), durante un control de interdicción en carreteras de la provincia de Imbabura, interceptó un vehículo tipo camión que transportaba sustancia química con guía de movilización con fecha del año 2017.

El camión y la sustancia fueron retenidos, mientras el conductor Lenin Z. fue aprehendido y puesto a órdenes de la autoridad respectiva. Pero ¿qué son los precursores químicos y para qué se usan?.

La investigación. La sustancia encontrada fue sometida a la prueba de campo con el reactivo químico respectivo, cuyo resultado fue positivo para Cloruro de Calcio, con un peso bruto aproximado de 10´000.000 gramos, sustancia que de acuerdo al Reglamento de Ley Prevención Integral del Fenómeno Socio Econó-mico Drogas y de Regula-ción y Control del uso de Sustancias Catalogadas Su-jetas a Fiscalización, se encuentra sujeta a control.

Es importante saber que el cloruro de calcio, es una sustancia que emplean las mafias del narcotráfico para secar la hoja de coca y extraer el alcaloide.

Las cifras entregadas por la Policía Nacional indican que las incautaciones de estos químicos han aumentado entre el 2013 y 2017, en este 2018 aún no existen estadísticias actualizadas.

Los tipos de químicos. Los precursores químicos que se han encontrado en el país vienen de Perú y su destino son los laboratorios colombianos. De hecho, la Direc-ción Antinarcóticos ha identificado 35 tipos de sustancias y señala que ninguna se fabrica en Ecuador.

La Secretaría Técnica de Drogas realiza el control de las importaciones legales, ya que son catalogadas como sujetas a fiscalización.

Entre los químicos más comunes que se detectan en el país están el cloruro de calcio, el bicarbonato de sodio y la sosa cáustica (altamente tóxica), que sirve para extraer la pasta de coca.

En ese listado consta el permanganato de potasio que se usa para obtener la base de cocaína; y el ácido sulfúrico, un líquido que separa la cocaína ‘pura’ de la pasta base. En esta trasformación se emplean además acetonas y gasolina cuyo comercio no es restringido por las autoridades.

Para los investigadores, los precursores químicos que pasan por el país tienen como destino Colombia.

Alerta inminente. El último estudio de la Oficina de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito (Unodc), publicado en julio del 2017, señala que en los últimos años los laboratorios que se encuentran en esa nación “tienden a ser más grandes”. Actualmente, en territorio colombiano se han encontrado laboratorios con capacidad de procesar diariamente entre 500 y mil kilos de clorhidrato de cocaína o pasta base. La Unodc dice que esta tendencia está asociada a dos factores: el aumento de los cultivos de hoja de coca, que se ha disparado desde el 2016, sobre todo en la zona de Nariño que limita con el Ecuador.

El segundo elemento es “la generación de alianzas estratégicas con inversionistas extranjeros”. Desde el 2016, el Departa-mento de Estado de los EE.UU. ha advertido sobre la presencia de carteles mexicanos en Colombia y Ecuador.