Curandero fue condenado por violar a la hijastra de su hermano durante 6 años

Ratio:  / 1
MaloBueno 

violadorOTAVALO. No le importó que fuera la hijastra de su hermano. Ni ser el padrino de la hermana de la niña a la que estaba ultrajando.


M.C. fue condenado por violar a una menor de edad. Sucedió en un barrio ubicado en la parte nororiental de Otavalo, donde trabajaba como curandero.

El hoy condenado era vecino de su hermano y su cuñada. La pareja dejaba a la niña bajo los cuidados del curandero.


Todo inició en el año 2010 cuando empezó el ultraje. M.C. aprovechaba los momentos que su hermano J.C y cuñada M.A, salían a trabajar para aprovecharse de la menor de edad que era sometida a todo tipo de vejámenes.


Amenazaba a la niña con matar a sus padres temor por el cual la niña se silenció.


Sin embargo la actitud retraída y el brusco cambio de comportamiento, hizo sospechar a los padres que algo malo pasaba.


Tras averiguaciones y diálogo entre la víctima y sus padres se descubrió el hecho.


La menor de edad había sido abusada durante al menos seis años.
El dolor e impotencia entre los padres no se hizo esperar. La reacción fue inmediata, fue así como un 24 de marzo de 2013 se puso la denuncia ante la Fiscalía por el caso.


Desde ese momento inició una batalla judicial donde los afectados demostraron todos sus argumentos para que M.C, fuera condenado.
Audiencia, pruebas y certificados donde se comprobaba el abuso contra la menor fueron una constante que terminó ayer con la condena.

Sentencia

La justicia tarda pero llega. Al menos ese es el sentir de J.C. quien escuchó de los magistrados de la sala penal 1 de Imbabura, la sentencia de 16 años. “No era lo que nosotros esperábamos. Vamos a apelar deben darle la pena máxima de 25 años”, confirma con voz entrecortada.


“Nunca pensamos que esto nos pasaría. Mi hija –hijastra- era una niña retraída que sufría por las amenazas que recibía que nos iba a matar”, comenta entre lágrimas, Jorge.

Desde hoy los familiares de la parte afectada interpondrán una apelación para pedir que la pena sea mayor par el tipo que desgració la vida de una niña que fue violada durante los últimos seis años.