Tragedia en el Mercado Amazonas dejó heridos y daños materiales

Ratio:  / 1
MaloBueno 

mercadoEra hora de almuerzo y los locales de comida en el Mercado Amazonas estaban abarrotados por clientes. De repente, el clima le jugó una mala pasada a cuatro puestos del lugar, ocasionando un daño estructural que ocasionó un total de siete heridos.


Cristian León, Alba Ramírez y Elena Fernández son los propietarios de los puestos que fueron afectados por un fuerte viento, moradores del sitio denominaron un “huracán”. Rostros de espanto se pudo apreciar entre la gente que estaba en el punto del suceso. Todos decían con asombró que el viento llegó con fuerza al sitio (patio de comidas) y levantó los techos.
Producto de ello siete personas heridas. Luego de recibir la valoración médica inicial, una de los afectados fue trasladada hasta el Hospital San Vicente de Paúl, mientras las seis personas restantes no presentaron heridas de consideración.
Cruz Elena Fernández llegó a su puesto y observó como el viento había dejado su huella. Su hija, Mirian Fernández, estaba al momento del accidente pero no resultó lastimada. Su oportuno actuar le salvó de que las tejas le caigan en su cabeza.
“Cuando llegué mi preocupación fue por saber si mi hija estaba bien. No sabía qué había ocurrido. Doy gracias a Dios que pudo salir ilesa de esto. Lo material es recuperable pero el bienestar de mis seres queridos es lo primordial”, dijo la madre de la chica de 29 años que pudo esconderse a tiempo para no salir lastimada.

 

MALA SUERTE
Jaqueline Cedeño fue una de las afectadas de este suceso. Con una voz entrecortada relató que el techo les cayó en la cabeza cuando estaban laborando normalmente.
“Había bastantes personas cuando un viento provocó que el tejado se venga abajo”, dijo la asustada señorita luego de ser atendida por el cuerpo médico por haberse roto la cabeza.
Al igual que ella cinco personas más fueron afectadas por el impredecible viento que levantó el techo de los puestos de comida. La gente preocupada observaba cómo los miembros de la Policía Municipal, Cuerpo de Bomberos y Policía Nacional brindaban ayuda a los afectados.
Entre la multitud uno de los transeúntes manifestó que “ya es hora de que contemos con un nuevo mercado. Esto que ocurrió es muestra de ello”.
PREOCUPADOS
Los dueños de los otros negocios comentaban entre ellos de lo ocurrido en el lugar. Su preocupación era evidente porque muchos de los puestos tenían la misma estructura inestable en los techos por lo que el riesgo era para todos.
Integrantes del Cuerpo de Bomberos de Ibarra que estuvo en el lugar manifestaron que es importante que se inspeccione la infraestructura del lugar para que no se repitan este tipo de problemas.
Irma Anangonó fue otra de las afectadas. Ella tenía todo preparado para vender sus almuerzos, pero lo ocurrido le obstaculizó su labor diaria por lo que tuvo que sacar sus ollas para ver si vendía en otro sitio. Era un riesgo que entrara en su puesto por lo que tuvo que desalojar para poder evitar más inconvenientes.
No tuvo más opción que acceder a salir de su negocio hasta que se pueda conocer el estado del tejado.
La gente preocupada por los afectados siguieron en sus actividades normales pese al miedo que sentían por lo ocurrido.
Al lugar llegó Ramiro Páez, Vicealcalde de Ibarra, para conocer los hechos y valorar los daños ocurridos para tomar medidas al respecto.

MÁS DETALLES
Este hecho llegó a los habitantes del Mercado Amazonas como una forma de pedir a las autoridades que se culmine la obra del nuevo mercado.
Como antecedentes se pude decir que el 2 de febrero del 2015, en un acto simbólico el alcalde de la ciudad Álvaro Castillo, acompañados de concejales, autoridades y comerciantes del cantón, realizó la toma y la colocación de la primera piedra de una de sus ofertas de campaña.
En un predio de 3.7 hectáreas, el nuevo centro de expendió de la ciudad albergaría hasta ese entonces alrededor de 3174 comerciantes, esta cifra cambiaría para el 2016, y según información oficial, la nueva cifra es de 2225 comerciantes. El alcalde Álvaro Castillo explicó que la obra estará lista en dos años y su costo bordeará los USD 57,5 millones, la primera etapa de este proyecto la realizó el Municipio de Ibarra.
Luego de un año, se terminó la construcción de la primera etapa, por un valor aproximado de 5 millones de dólares, con los que se construyó el subsuelo, parqueaderos, se realizó el movimiento de tierras, mejoramiento del suelo, cimentación, estabilización de taludes y sistemas de drenaje.