Una camioneta le arrolló y le arrastró cuadra y media a un hombre en Cotacachi

Ratio:  / 18
MaloBueno 

atropelloCOTACACHI.Una marca de sangre en forma de cruz quedó luego que Carlos Iván Campos, de 40 años, fue arrastrado una cuadra y media por una camioneta.

La última vez que Maura Campos habló con su hermano Carlos Iván fue a las 18:30 del sábado 25 de junio.

En ese momento, él bailaba sanjuanes con unas 15 personas de la comuna La Calera. Estaba un poco tomado. Maura le llamó la atención y Carlos Iván la saludó y le dijo “No pasa nada”. Carlos Iván es militar retirado, aquel sábado vestía un pantalón blanco, buso plomo y chaleco rojo, sus zapatos eran de planta gruesa y dura, lo recuerda claramente su hermana.

La mañana del sábado él salió de compras con su esposa y sus dos hijas de 14 y 4 años. A las 22:10 varias personas golpearon la puerta de la casa de Maura y le avisaron que a su hermano lo atropellaron y que había mucha sangre.

Testigos comentaron que para no observar la pelea en una de las cantinas que se ubican en Cotacachi por tiempo de Inti Raymi, Carlos Iván decidió salir del lugar y se dirigió a la esquina de la calle 24 de Mayo y Pedro Moncayo. “Unos dicen que ha estado sentado en la vereda, dormido... Que un señor viene con la camioneta 4x4, por la 24 de Mayo, manejando chumado y luego le va arrastrando una cuadra y media a mi hermano...” Una mujer golpeaba la puerta del pesado vehículo para decirle al conductor lo que estaba pasando.

“Incluso le abrió la puerta para que deje de manejar, pero como estaba tan borracho y la música tan altísima de la camioneta, no le hizo caso y tampoco escuchaba los gritos desesperados de mi hermano...” Luego de la mala noticia, Maura salió en busca de Carlos Iván... LLegó a su encuentro, lo vio en el suelo, herido. “¡Ñaño... Es mi hermano, mijo qué te paso!”, gritó en medio de llanto y un dolor que solo ella puede describir. Maura piensa que su hermano la escuchaba porque él intentaba levantar su cabeza, pero no lo lograba. Sus ojos estaban cerrados.

Ella por un momento perdió el sentido, pensaba que se trataba de una pesadilla, pero al volver a la realidad recordó a su madre y a la esposa de Carlos Iván para decirles la noticia fatal. Su brazo derecho estaba destrozado y una parte del cráneo también estaba afectada. Carlos Iván fue trasladado de emergencia al Hospital Militar en Quito. A las 03:00 de la madrugada del domingo 26 de junio ingresó a cirugía.

Ocho horas y media después los médicos informaron a los familiares que el brazo derecho estaba desmembrado y tuvieron que amputarlo. También le amputaron una parte del brazo izquierdo. Los huesos estaban desgastados por el arrastre. Los médicos piden a los familiares que oren y esperen un milagro...

El posible conductor de la camioneta fue detenido porque testigos anotaron la placa del vehículo. Maura afirma que él ahora está libre. Pide justicia por lo que le pasó a su hermano. “Espero que esto no quede en la impunidad, yo sé que ningún chofer sale a matar, pero es el error de manejar tomado”, lamenta entre lágrimas Maura.

La huella de los zapatos de planta gruesa y dura todavía se nota en la calle 24 de Mayo, hasta girar a la Rocafuerte, termina frente al cementerio de Cotacachi, donde se formó la imagen de la cruz. Dos días antes del accidente Carlos le dijo a Maura que se cuide y ahora él lucha por su vida...

En detalle...            

Maura Campos conversaba casi a diario con Carlos Iván, él es el único hermano que reside en Ecuador. Los otros tres  viven en Europa.
Entre los planes de Carlos estaba tener su negocio propio, una cevichería. También es un amante del deporte, especialmente del fútbol y el vóley.


Un amigo del exmilitar lo visitó en el Hospital. “Con ojos de hombre salió llorando, nos dijo traten de tener los números de toda la familia porque Carlos ya no está de vuelta...”.

Testigos apuntaron la placa de la camioneta que arrastró a Carlos. Un hombre fue detenido y luego liberado. Maura pide justicia y que no quede impune lo que pasó con su hermano.