Robo de tecnología afecta a educación

00:00 479 hits

Robo de tecnología afecta a educación

Ratio:  / 0
MaloBueno 

f-38El robo de los aparatos tecnológicos entre los que están las computadoras, proyectores y televisores de las instituciones educativas, está perjudicando a la educación de niños y jóvenes.


Víctor Sánchez, recuerda con molestia el momento en que le informaron sobre el robo de equipos electrónicos en la Unidad Educativa Víctor Mideros de San Antonio de Ibarra. Ocurrió la madrugada del jueves.
Y no es el único caso. Los responsables rompieron los candados para ingresar al laboratorio y biblioteca. Se llevaron 21 monitores, marca Hp, 2 computadoras de escritorio marca Deluxe, 2 monitores LCD, un lápiz de pizarra digital, un proyector, un cargador, 2 parlantes grandes, una laptop y 100 dólares.
Estos aparatos eran utilizados para para dictar clases, sostiene el docente, quien recalca que está es una pérdida grave ya que los estudiantes no tendrán donde desarrollar las clases de cerca de mil alumnos de educación general básica y bachillerato.
La denuncia fue presentada en la Fiscalía.
OTROS ROBOS
Esta misma ansiedad experimentaron los rectores, profesores y de estudiantes de por lo menos unos 5 establecimientos educativos de Ibarra, en lo que va del año. Los perjudicados comentan que desde que entró en vigencia la externalización de servicios en los planteles educativos, los conserjes deben ser reemplazados por guardias privados. Pero no todas las unidades educativas han podido hacerlo y algunas quedaron prácticamente desamparadas. La excepción se aplica en aquellos planteles que se acordó además de la guardianía privada, instalar cámaras de seguridad, botones de pánico y gestionar por más patrullaje policial en las madrugadas de los fines de semana y feriados, que es cuando se intensifican estos delitos. Otro detalle que ha dado de qué hablar es la forma como actúan estos grupos. Utilizan adolescentes y niños para quienes la ley es más contemplativa.
Es lo que ocurrió en la Unidad Educativa Agustín Cueva de Caranquí, donde al parecer los delincuentes utilizaron a un niño para ingresar a las instalaciones y robarse equipos de computación.