Cayó a un barranco con su bicicleta

05:51 1088 hits

Cayó a un barranco con su bicicleta

Ratio:  / 0
MaloBueno 

barrancoSAN ANTONIO. Los gritos de tres mujeres y un hombre  pidiendo auxilio alarmaron a los vecinos del sector de La Cruz en San Antonio de Ibarra. Un niño había caído con su bicicleta a un barranco de unos 10 metros de profundidad.    


El accidente se registró el Viernes Santo, antes de las 14:00, en la vía que conduce a la Comuna La Cruz. Una familia que también circulaba por el lugar de inmediato comunicó al ECU 911.
Antes que lleguen los organismos de socorro los familiares de la víctima sin medir los peligros ingresaron hacia el barranco por donde atraviesa una acequia para auxiliar al pequeño que quedó en medio de los matorrales donde habían plantas que tenían espinas.
De forma inmediata llegaron dos miembros de la Policía Nacional quienes acudieron al llamado que recibieron sobre la caída de un niño a un barranco.
Ellos ingresaron al lugar y calmar tanto a la víctima como a los familiares quienes estaban asustados. Una vez que fue rescatado de entre los matorrales, el chico pálido y mojado fue recostado en el suelo que estaba cubierto de un verde césped.
El niño lloraba y se quejaba que le dolía la cabeza.
La espera de los paramédicos se hacía interminable, luego de unos 40 minutos de la llamada llegó una ambulancia con dos paramédicos, quienes portando una tabla, collarín y otros accesorios ingresaron  al lugar y brindaron los primeros auxilios.
La salida hacia la carretera, en la que participaron tres miembros de la Policía y un paramédico se tornó complicada, debido a que el acceso es muy angosto y empinado.

 

TRASLADO HOSPITAL  
 Luego de la valoración  médica se determinó que el  pequeño de 9 años tenía un politraumatismo en todo el cuerpo y golpes en la cabeza, fue trasladado al hospital San Vicente de Paúl donde quedó asilado para su recuperación.

SEGURIDAD
Por ser la bicicleta un velocípedo, un caballete o estructura simple montado sobre ruedas y propulsado por la fuerza de quien lo conduce, que requiere de una posición de equilibrio para poder circular, resulta ser altamente sensible a cualquier obstáculo con que se enfrente (ondulación del camino, desniveles del suelo, etc.), ya que los mismos pueden provocar el juego de fuerzas contrarias al equilibrio necesario para su marcha normal.
Los niños aprenden a conducir bicicletas ayudados por adultos o por otros niños.
Mientras adquieren los conocimientos mecánicos y las habilidades indispensables, van incorporando normas para el uso correcto de la bicicleta en condiciones de seguridad.