Basura y ratas eran su única compañía

19:10 570 hits

Basura y ratas eran su única compañía

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p29ANTONIO ANTE. María Carlota Pozo Pozo, quien el próximo 28 de marzo cumplirá 84 años, es muy conocida en Antonio Ante, pero ni sus conocidos ni sus vecinos  sabían que  la adulta mayor vivía en condiciones infrahumanas.

 El martes, María presentó un problema en su salud y Carmela Arciniegas, su vecina, quien la conoce hace más de cinco años y observando la soledad de María, la llevó al Hospital Básico de Antonio Ante, donde hasta ayer por la mañana aún seguía bajo vigilancia médica. La octogenaria de semblante triste  no habla, se comunica mediante señas y no tiene  hijos ni familiares que velen por ella.
Ese mismo día, miembros de la Policía Nacional   fueron alertados de la situación de María, quien según los datos registrados en su cédula de ciudadanía, nació el 28 de marzo de 1932 en Ibarra. Pero la mayor  parte de su vida ha habitado en Antonio Ante. Cristina Andrade, reina del cantón, también se enteró  y conmovió con el  caso. Y conjuntamente con los policías decidieron hacer algo por María.
Mientras la adulta mayor permanecía  en el hospital de la localidad, precisamente en el área  de medicina interna, habitación 27 B, cama 004, la reina del cantón y los gendarmes decidieron ir hacer una limpieza total de la humilde casa  donde habita, ubicada entre las calles Abdón Calderón y Alejandro Andrade.
Al llegar al inmueble  se encontraron  con una escena deprimente. Un cuarto  de cuatro por dos y medio metros cuadrados, donde casi  nada estaba en un lugar específico, en el que había poco espacio para caminar y un olor desagradable copaba  el lugar. En dos de las cuatro paredes colgaban cuatro cuadros de imágenes religiosas. Quienes conocen a la ciudadana mencionaron que es una mujer muy católica.
Gabriela Moreta, Jaime Vaca y Diana Aguirre fueron los primeros policías que llegaron al lugar para realizar la limpieza. Con escoba en la mano estuvo la soberana del cantón y su padre Rubén Andrade. Olvidando el mal olor y armado de una pala, empezó a remover cosas y logró matar a uno de los roedores que  convivían con la anciana. Todo para que María tenga un mejor lugar para vivir.