Sin voz, abusan de ellas o ellos

00:00 844 hits

Sin voz, abusan de ellas o ellos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag-22IBARRA. La violencia de género es un mal que sigue afectando a la provincia, al país y al mundo. Un problema que afecta tanto a hombres como a mujeres, y que en muchas ocasiones, no llegan a una adecuada solución y se queda en las sombras. Existen casos que contar y que solo verán la luz si el valor de ellas y ellos lo permite.

EL RELATO Johanna, nombre protegido, vivió una de las historias, que al igual que ella, viven miles de mujeres en el mundo. Ella tiene 20 años. Su pareja, Raúl, fue su primer novio y la ilusión de ella por él era evidente cuando estaban juntos. Al principio relata que todo era felicidad. Cuando cumplieron los siete meses se casaron y por motivos de trabajo se fueron a vivir a Guaranda. Fue en esa ciudad en donde Johanna conocería la realidad de la persona con quien se casó. Raúl tenía esquizofrenia y tenía que tomar pastillas. Al paso del tiempo las cosas entre ellos no andaban bien y el “infierno” para Johanna empezó. “Gorda fea” y “Nadie te va a querer” eran unas de las fuerte palabras que él le decía a su mujer. Pasaron los meses y la agresión aumentó y dejó de ser verbal y empezó a ser físico. Todo eso llevó a que se distancien por un tiempo pero el amor de ella fue más que regresaron. En esta ocasión vivían en la casa de la mamá de ella. Los problemas de ambos seguían al punto que la baja autoestima de Johanna le llevó a cortarse su cuerpo. Ella fue a una psicóloga y con ayuda de su mamá y una amiga se separó de aquel hombre que un día amó y que mucho daño le ocasionó. Ahora está alejada junto a su madre porqué él la amenazó de muerte. Johanna está bien y a la espera de seguir con su vida. OPINIÓN DE ELLAS Gabriela Arcos comenta sobre esta situación: “Pienso que siempre debe existir la igualdad. Ni las mujeres debemos hacer sentir mal a un hombre ni ellos a nosotras. El problema nace en la falta de educación y formación. Nunca olvidemos que somos semejantes y que el amor y respeto puede ser el cambio que estamos buscando”. ELLOS COMENTAN “Estos hechos son realmente preocupantes más que todo por saber que uno lucha por criar a la mujer que uno dio la vida y que esto ocurra es realmente indignante. Es importante empezar con un cambio para que esto termine para siempre”, dice Andrés Domínguez. MÁS PARA CONOCER Andrés Jaramillo, fiscal provincial de Imbabura, sobre este tema explica: “Esta problemática social tiene cifras que no son nada alentadoras. Las autoridades solo podemos intervenir cuando se presentan las denuncias y de esa manera iniciar con el proceso investigativo que corresponde”. En cuanto a los sectores más afectados dice: “Estos casos siguen en aumento lamentablemente. Se ha focalizado en las zonas de Otavalo, Cotacachi y Pimampiro debido a que en los sectores rurales se evidencian más este problema”.