Siete policías bajo sospecha de microtráfico de drogas

04:22 6263 hits

Siete policías bajo sospecha de microtráfico de drogas

Ratio:  / 8
MaloBueno 

policiaIBARRA. Después de una investigación, la Unidad de Policía Antinarcóticos y el Grupo de Operaciones Especiales, GOE, arrestó a siete miembros de la Policía Nacional, la tarde del domingo en la Fray Vacas Galindo y Salvador Dalí. Se encontró aproximadamente con dos libras de droga.


La detención se realizó por tenencia de sustancias sujetas a fiscalización, los efectivos laboraban en el Distrito Ciudad Blanca en las Unidades de Policía Comunitaria, de la Florida, Rieles y Arcángel.
El Ministro del Interior, José Serrano, en su cuenta personal de Twitter dijo: “Importante hoy desvincularemos 7 policías en servicio activo aprehendidos en micro tráfico de drogas en Ibarra”.
En un operativo de control cinco miembros del GOE y cinco de Antinarcóticos, estaban a la expectativa de las acciones de quien conducía un vehículo Corsa plomo con vidrios polarizados.
Los efectivos policiales esperaron hasta que alguien ingrese al carro, la sorpresa para ellos fue cuando vieron que un uniformado, de la misma institución, era quien subió al vehículo.
A la mente de los gendarmes vino el recuerdo de la muerte de Michele Morales, capitán de la policía perteneciente al GOE, quien falleció en un operativo en esmeraldas en medio de una balacera entre uniformados de la institución a cargo de la seguridad interna del país. La tensión subió pero por su profesión y formación actuaron frente al hecho.
Los uniformados se dirigieron al vehículo tomando en cuenta la seguridad propia y de los ciudadanos que estaban presentes. “Todos nos quedamos admirados de cómo la policía detenía a miembros de la misma institución y queríamos saber de qué se trataba, pero nadie nos dio la información”, dijo Álvaro Gordillo ciudadano que presenció el operativo.
Los uniformados se dirigieron al vehículo, tomando las precauciones necesarias por la gente que estaba en el lugar. Cuando llegaron al carro, pidieron a su compañero de labores que colabore con el operativo.
Santiago J., policía detenido, tenía en el vehículo una funda plástica que contenía dos libras de base de cocaína atrás de uno de los espaldares de los asientos. Los gendarmes procedieron a aprehender al sujeto.
El detenido manifestó en ese momento, que colaboraría con la justicia y señaló a un patrullero policial, que, según el procesado, eran quienes recibirían el paquete en ese momento.
Apenas se tomó esta versión, libre y voluntaria, los oficiales detuvieron a dos policías que indicaron se dirigían a su turno. Juan L. y Edwin E., fueron el segundo grupo detenido en este operativo. Los tres uniformados fueron desarmados y custodiados, los dos vehículos se retuvieron como objeto de la investigación.
Santiago J. continuó su versión y manifestó que cuatro policías más estarían involucrados y que en ese momento estaban pasando lista y novedades en la Unidad de Policía Comunitaria, UPC, Rieles y que ellos eran quienes le habían entregado la droga.
Victor P., David B., Diego B. y Carlos C., fueron señalados por Santiago J. como quienes le entregaron la cocaína. Los agentes que llevaban el operativo desarmaron y detuvieron a los sospechosos.

ANTECEDENTES
Según la versión de Santiago J. los policías trabajaban en el UPC Arcángel y la sustancia, encontrada en el vehículo, era producto de un decomiso y que lo habían hecho sus compañeros.
Antes de que la droga llegue a sus manos, estaba escondida en las lavanderías del UPC, en un tacho blanco, Santiago J. llevó el paquete para que sea vendido a un ciudadano que se le presentó como “pinto chueco”, con quien se encontró para indicarle la mercancía, este ciudadano estaba dispuesto a adquirir el paquete. “Tomó un poco de droga y se fue”.
El 14 de febrero a las 10 de la mañana se comercializaría la base de cocaína, el comprador indicó que no tenía los 700 dólares que costaba el producto.
Por esta razón Santiago J. era el encargado de esconder la droga, por sugerencia de uno de los otros implicados en una sequía que queda por el cementerio Jardín de Paz, mientras buscaban otra persona que quiera el producto y le contaron que había más mercancía.
Antes de ser detenido, a Santiago J. le indicaron que tenían otro comprador y que a él se le daría 30 dólares por que eran “muchos” los policías implicados.
El celular de Santiago J. se entregó a las autoridades para que se realice el peritaje de imágenes, vídeos y audios, que manifestó tenía grabado mediante un sistema operativo que se descargó.

AUDIENCIA
A las 14h25 la seguridad en las afueras del CDP estaba custodiada por personal del GOE y los familiares de los policías sospechosos de micro tráfico, estaban en las afueras para que sus allegados sientan su presencia y apoyo.
El traslado lo realizaron hasta la Unidad Judicial en donde iban a ser parte de la audiencia de flagrancia en la sala tres. Padres, hermanos, esposas y más familiares estaban a la expectativa de lo que sucedería.
Las lágrimas se dejaron ver por todo el edificio, decenas de personas estaban esperando una resolución del juez, por lo pequeña de la sala muchas personas se quedaron fuera, mientras los procesados en los recesos regresaban a ver y con lágrimas decían que eran inocentes, todos menos Santiago J., que declaró sus acciones y delató a sus compañeros.
Hasta el cierre de esta edición la audiencia no terminaba. Los abogados y la fiscal continuaron interviniendo y se suspendió por unos minutos por lo menos dos veces.