Tras la huella de sus familiares

09:30 571 hits

Tras la huella de sus familiares

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag-21No saber si están vivos o muertos. Preguntarse una y mil veces si han sufrido o no. Mantener la esperanza de que algún día puedan regresar y puedan volver a abrazarlos. La lista de preguntas sin respuesta que rondan el pensamiento de los familiares de una persona que desaparece son infinitas, pero no todos comprenden su pesar.
Y es que en Ecuador todos los días desaparece una persona. En Imbabura se han registrado un total de 812 denuncias de personas desaparecidas en Imbabura y Carchi desde 2013 hasta el 5 de junio de 2015 según un informe de las estadísticas de personas desaparecidas presentada el 11 de enero de 2016 por Wilson Merino, Director Nacional de Gestión Procesal Penal, al señor Telmo Pacheco, representante de la Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuado, Asfadec.
Si bien es cierto las desapariciones no son algo nuevo en nuestro país ni en la región, en los últimos años han tomado mayor visibilidad gracias a la lucha incansable de personas que buscan respuestas.
Una de las luchas más conocidas es de la familia de Carlos Santiago y Pedro Andrés Restrepo quienedesaparecieron durante el gobierno de León Febres-Cordero (1984-1988), su paradero sigue siendo desconocido pero su familia aún lucha por esclarecer lo sucedido.
De igual forma se han creado agrupaciones y asociaciones que buscan convertirse en un apoyo para las personas que deben enfrentar este penoso momento.
Lidia Rueda, secretaria de la Asfadec, comenta que esta asociación trabaja a nivel nacional y son un apoyo fundamental para los familiares de desaparecidos. “Muchas veces cuando encuentran el cadáver de un desaparecido, para los organismo el caso está cerrado pero para una familia representa una angustia que impide pasar la página”, dice.

LA ASFADEC
El drama de las familias se ha hecho interminable y es por eso que todos los miércoles la Plaza Grande de Quito, frente al palacio de gobierno, se llena de carteles con la intención de que las autoridades “cumplan con realizar una verdadera investigación para que se aplique la justicia”, dice Lidia.
Esta Asociación se formó por Carolina Garzón, quien fue vista por última vez en abril de 2012 cerca del río Machángara, en Quito. La lucha de su padre Wálter Garzón por esclarecer la situación lo motivó a crear en ese mismo año la Asfadec.
Después se uniría Telmo Pacheco quien perdió a su hijo Telmo Orlando, de 33 años, guía de turismo. En noviembre de 2011 viajó a la provincia de Loja (al sur de Ecuador) para participar en un ‘retiro espiritual’ al que fue invitado insistentemente por una señora evangelista. Desde entonces Pacheco no sabe del paradero de su hijo.
Entre las actividades que realiza esta Asociación está brindar la ayuda permanente a los familiares que han puesto la denuncia a los organismos pertinentes pero que se encuentran a la espera de resultados. De igual forma hacen un acompañamiento a cada una de las personas durante la entrega de documentos y seguimiento a cada uno de los casos. Según Lidia son varias personas de Imbabura y sobre todo Carchi que también forma parte de Asfadec. Uno de ellos es Marcelo León, padre de Gaby León que fue encontrada sin vida en Ibarra en 2013.