Misa para recordar tragedia

00:00 612 hits

Misa para recordar tragedia

Ratio:  / 2

pag-22-foto-1Con una misa que se llevará a cabo hoy en la mañana en la comunidad de La Florida de la parroquia Mariano Acosta se recordarán los cinco años de la desaparición de cinco personas en  la laguna de Puruhanta en Pimampiro.

  
Al no encontrar los cuerpos de Nancy Arcos, Amilcar Lima, Pedro Antonio Arcos, José Ruperto Muñoz y Ermel Chamorro, se declaró campo santo y sus familiares cada año con una celebración eucarística recuerdan la desaparición en la laguna de Puruhanta.

 

HECHOS
Los cuerpos de Nancy Arcos, Amilcar Lima, Pedro Antonio Arcos, José Ruperto Muñoz y Ermel Chamorro, quienes el 30 de diciembre de 2010 fueron de pesca hasta hoy no aparecen.
La familia Arcos Herrera, que vive en la comunidad de La Florida, en  la parroquia de Mariano Acosta,  perdió a tres de sus integrantes.
En aquel entonces en la búsqueda de las cinco personas participaron unos 20 hombres, entre expertos, rescatistas, buzos del Ejército, policías y bomberos. Ellos permanecieron cerca de dos semanas en la laguna de Puruhanta. Algunas familias tienen la costumbre de ir a pescar. Nadie se imaginó que este paseo terminaría en una desgracia.
 En aquel entonces, Marco Muñoz Arcos, contó que el 29 de diciembre llegaron hasta la laguna y buscaron el bote, pero no lo encontraron. Por lo que decidieron ir a pescar a otro lado. Anocheció y acamparon a orillas de la laguna. Al siguiente día, el hermano mayor de Marco comentó al grupo que soñó dónde estaba el bote y efectivamente lo encontraron, narró el menor.
Édgar Chamorro, de 17 años, fue otro sobreviviente; él aseguró que la embarcación estaba en buenas condiciones. Dijo que al parecer hicieron una mala maniobra cuando se encontraban en el centro de la laguna,  filmando el viaje y eso al parecer los desestabilizó y la pequeña embarcación se volcó.
Guillermo Lima Morán y Nancy Arcos eran esposos y dejaron huérfano a un niño de 4 años de edad en aquel tiempo. La tarea que cumplieron los rescatistas para lograr recuperar los cuerpos fue difícil por los fuertes vientos y el exceso de sedimentos existentes en la laguna. Ellos esperaban que los cuerpos floten, pero nunca ocurrió aquello.
Los comuneros comentan que en la laguna existen muchas truchas. El y el paisaje de este lugar es muy hermoso y encantador.
Algunas familias tienen la costumbre de ir a pescar. Nadie se imaginó que este paseo terminaría en una desgracia que enlutó y mantiene en la incertidumbre a cuatro familias de la parroquia de Mariano Acosta, donde está ubicada la comunidad La Florida, de donde eran originarios.