Prisión por hurto de una motocicleta en Cayambe

Ratio:  / 1
MaloBueno 

pag-31Dos ciudadanos de nacionalidad ecuatoriana fueron detenidos por el hurto de una motocicleta en el sector norte de Cayambe.
Mediante el informe policial emitido por el Jefe de Policía de la Subzona Pichincha, Ángel Zapata, se conocieron los detalles de la captura. “Después de una persecución policial, se realizó la detención de Geovanny C. (21 años) y Miguel C. (20 años) acusados de haber robado una motocicleta color negra de placa ID372A”, reza el documento.
En la denuncia, el propietario de la motocicleta indicó que la dejó estacionada fuera de su lugar de trabajo y que cuando salió ya no la encontró. En la audiencia se determinó la culpabilidad del delito y ambos ciudadanos fueron sentenciados a un año y medio de cárcel. Los detenidos se acogieron al proceso abreviado.
Geovanny C. y Miguel C. deberán cumplir la sentencia en el Centro de Rehabilitación Social de Latacunga y pagar una multa de diez salarios básicos. Además costearán el arreglo de la motocicleta.
El parque vehicular de motocicletas se ha incrementado en los últimos años, así como la demanda de repuestos, por lo que el crimen organizado ha incursionado en el robo y desmantelamiento de las mismas. Los factores que han popularizado ese medio de transporte son los altos precios de los combustibles y la facilidad para adquirirlas.
El coronel Ángel Zapata recalcó que los constantes operativos de control están dando buenos resultados. Destacó que se ha logrado disminuir los delitos contra las personas y solicitó la colaboración de la comunidad para que en caso de ser víctimas de algún tipo de delito denunciar a la Policía.
PROCESO ABREVIADO
El procedimiento abreviado, requiere de requisitos previos de procedibilidad para ser ejecutado. Debe ser un delito menor (hurto, robo, estafa, abuso de confianza, lesiones, amenazas, falsificación de instrumentos privados) o tentativa de la comisión de ese tipo de delito que tenga prevista una pena privativa de libertad de hasta cinco años.
Que el procesado admita el hecho fáctico que se le atribuye y consienta en la aplicación de este procedimiento. Que el defensor acredite con su firma que el procesado ha prestado su consentimiento libremente, sin violación a sus derechos fundamentales.