120 policías buscan desde ayer a Javier

00:00 1444 hits

120 policías buscan desde ayer a Javier

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag-31Armados fuertemente con implementos de rescate, 120 uniformados de los grupos de élite de la Policía Nacional se fusionaron para iniciar la búsqueda del ciudadano colombiano Francisco Javier Cajigas Botina. Él desapareció el pasado 17 de noviembre, en Ibarra. Los uniformados de la Dinased de Quito e Ibarra, el Grupo de Operaciones Especiales (GOE), el Grupo Motorizado, canes y el Aeropolicial empezaron a peinar desde las 10:10 el sector norte de la ‘Ciudad Blanca’.


Bajo un intenso calor el personal policial inició el operativo por aire y tierra. El primer punto que visitaron fue el sector denominado Mirador de la Aduana, cerca de Yahuarcocha. En ese sitio operaron con todos los implementos de rescate y tecnología.
El helicóptero voló bajo por la quebrada del río Tahuando, en el Mirador de la Aduana, sin arrojar resultados. Miembros del GOE con canes recorrieron la quebrada. Luego de dos horas el jefe del operativo Vicente Albán y miembro de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (DINASED) decidió continuar el trabajo en el sector de Yahuarcocha.
“La Policía puso todo el énfasis para el proceso de investigación. Nos fortalecimos con la presencia de la unidad canina y funcionarios policiales de Imbabura”, dijo el oficial.
Hasta el cierre de la edición la Policía informó que no se encontró a Javier, El lunes continuarán con el trabajo.

 

ANTECEDENTES
Hace 11 días Francisco Javier Cajigas Botina de un metro 70 centímetros desapareció en Ibarra. Angie Karina Pinta, conviviente de la víctima denunció ante la Fiscalía sobre el caso.
“Mi esposo se encontraba en la puerta de mi casa (Flores y Salinas 3-33) en estado etílico. Mis vecinos me contaron que había llegado la Policía a detenerlo porque había roto un espejo de un carro. Me enteré 12:30 y acudí al CDP pero nunca había llegado. Pregunté a los policías sobre mi esposo pero nadie daba razón” explicó la conviviente en el documento legal.
Al siguiente día regresó Angie a la Policía Judicial (PJ) con la esperanza de saber algo de Javier, pero nada. Entonces recurrió a la Defensoría de los Derechos Humanos y a la Corte Provincial Penal pero sin resultados. Volvió a la PJ y habló con el jefe de esa unidad Manuel Basantes.
“Llamó a los policías que lo detuvieron y allí apareció el parte. Frente al coronel ellos aceptaron que lo detuvieron y que le habían llevado ante la fiscal Rosa Ulcuango, quien les dijo que no ameritaba la detención. Luego ellos le preguntaron donde vivía y ha respondió en El Priorato y así le han dejado fuera de la discoteca Aqua”, finalizó.
El oficial Albán aceptó que Javier fue detenido y puesto a órdenes de las autoridades quienes descartaron la detención y no procedieron en custodia de la Policía, sino le dejaron en libertad.