Purificadas a punta de latigazos

06:11 1747 hits

Purificadas a punta de latigazos

Ratio:  / 0
MaloBueno 

purificadasOTAVALO. Entre lágrimas y lamentos caía el agua helada en los cuerpos de dos mujeres acusadas de robar. Atados de ortiga se pasaron por sus cuerpos semidesnudos y enseguida las ronchas por la rudeza de la planta con la piel se visualizaron. Ayer en el parque de Ilumán y en medio de decenas de personas, dos ciudadanas fueron sometidas a una purificación.

 

Un método indígena que consiste en bañar en agua fría, con ortiga y luego azotar a los inculpados con un cabresto hecho de cuerpo de vaca. Las mujeres tiritaban de frío y pedían que todo termine. “Perdón ya no por favor señores”, eran parte de los lamentos, los que no fueron escuchados por la población que en ese momento pedía que se cumpla toda la ceremonia y que ellas sean purificadas hasta el final.

EL DELITO Las jóvenes fueron sorprendidas cuando se sustrajeron el celular de una estudiante y el euqipo fue hallado dentro de la mochila de una de las acusadas. La otra mujer por su parte también habia intentado robarse otro teléfono de otro usuario del servicio público. “La gente dirá que solo es el robo de un celular, pero para nosotros puede ser uno como pueden ser mil, el delito está cometido. Ellas dijeron que se habían encontrado, pero si fue así, por qué no lo devolvieron o si estaba en el piso tenía que estar destruido. Nosotros vamos a verificar sus antecedentes penales con la Policía Judicial.

Primero dijeron que eran de Ibarra luego de Cayambe, así que para salir de dudas hemos solicitado sus documentos, los que nos indicaron que no portaban, pero que tendrán que conseguir”, sostuvo Jorge de la Torre presidente del Gobierno Autónomo Descentralizado de Ilumán.

De la Torre sostiene que esto no es un castigo sino una purificación para que las mujeres cambien su vida para bien. Manuel Díaz, gerente general de la compañía Imbaburapak, aseguró que los choferes de las unidades a su cargo están capacitados para no permitir este tipo de actos en su servicio.

“El conductor y el controlador de la unidad número 46 de Imbaburapak que cubría la ruta Otavalo - Ilumán - Araque, son quienes que se dieron cuenta de esto y enseguida cerraron las puertas del carro para que no se puedan bajar y al llegar a la parroquia avisaron a las autoridades de la Junta Parroquial. Esta es otra muestra del trabajo que realizamos y que no vamos a permitir que la delincuencia siga atacándonos, para eso necesitamos toda la colaboración y el apoyo de las autoridades”, dijo. RITUAL Rafael Carrascal, presidente de la comunidad Ilumán Bajo, agregó que esta ceremonia es un acto en el que se ahuyenta las malas energías y brinda la oportunidad a quienes han sido sometidos a este ritual, de recapacitar sobre sus actos y mejorar su vida, sin volver a cometer delitos o realizar alguna otra actitud impropia. “Es doloroso, pero necesario porque de esta manera le enseñamos a la gente y a los siguientes generaciones que hay cosas que no se deben hacer”, señaló.

ADVERTENCIA Luego del agua y la ortiga, las ciudadanas fueron azotadas con un cabresto de cuero. Tres representantes de las diferentes comunidades de la parroquia tuvieron la oportunidad de azotar a cada una por una vez. Luego de rezar, Germán Maldonado, morador del barrio San Carlos de Ilumán, fue el primero en azotar a una de las muchachas. Las mujeres fueron advertidas de no volver a aparecer en la parroquia o se atendrán a las consecuencias.