Daños y heridos deja un accidente en la autovía

00:00 574 hits

Daños y heridos deja un accidente en la autovía

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pag-38Dos heridos y un auto destrozado es el saldo de un accidente de tránsito que ayer pasadas a las 08:00 ocurrió en la autovía La Ruta de Los Lagos, en el ingreso al barrio Los Soles de San Antonio de Ibarra.  


Desde la madrugada de ayer se registra una fuerte precipitación en Imbabura. Debido a la lluvia las vías se tornaron peligrosas a la circulación. Este motivo sería la causa para que ocurra este accidente  que fue coordinado de forma inmediata por el SIS ECU 911. Luego de la llamada de auxilio, la central de inmediato coordinó con los Agentes Civiles de Tránsito, Cuerpo de Bomberos y Ministerio de Salud Pública. En el lugar dos personas fueron atendidas, quienes posteriormente fueron trasladadas al hospital San Vicente de Paúl para que se les practiquen exámenes y radiografías que descarten lesiones.
Mientras tanto la camioneta que resultó seriamente afectada fue remolcada por una grúa e ingresada a los patios de revisión vehicular.
 Por unos momentos la circulación vehicular se vio afectada, pero luego se recobró la normalidad.   

 

CONDUCIR BAJO LLUVIA
La lluvia es uno de los factores importantes que influye en la conducción, siendo una de las condiciones adversas contra la cual tienes que enfrentarte.
Por esta razón, debes tomar precauciones adicionales a las habituales, debido a que en estas circunstancias el pavimento se torna resbaladizo.
Cuando manejas bajo la lluvia debes tomar precauciones adicionales a las habituales porque se disminuye notablemente la visibilidad.
Por lo tanto es necesario  que enciendas las luces y los limpiaparabrisas, para ver y permitir ser visto; además, es necesario reducir la velocidad de tu vehículo.
Cuando inicia el período de lluvia, las impurezas del suelo (aceites, tierra, greda, etc.) forman una capa gruesa que se mueve sobre el pavimento, haciendo que este se vuelva más resbaladizo. Está situación hace que sea más insegura la conducción y, por esta razón, debes tomar mayor distancia de seguridad entre los vehículos que circulan delante de ti y vigilar constantemente por el retrovisor al vehículo que precede. Durante o al pasar la lluvia, evita circular muy cerca de otros vehículos ya que la brisa que estos desprenden pueden ensuciar tú parabrisas y las farolas del vehículo, haciendo más difícil la visibilidad.
Si de día la lluvia resta visibilidad, de noche se acentúa aún más este problema debido a que la luz se refleja en el pavimento, haciendo confusas las referencias ópticas.
Al caer las primeras gotas de agua sobre la vía, se forma una capa altamente resbaladiza, con lo cual pierdes adherencia, provocando que el vehículo derrape o se deslice. Peor aún, cuando las calles se llenan de lluvia, forman un colchón de agua que hace perder total agarre de las llantas respecto del pavimento. Si definitivamente pierdes el control del vehículo, debes tener en cuenta:Conserva la calma para poder controlar el vehículo.
Evita frenar bruscamente. Si el derrape es leve, gira el volante con movimientos suaves a la derecha y a la izquierda. Si el derrape es fuerte, gira el volante en dirección hacia donde están derrapando las ruedas traseras y al enderezar el vehículo gírelo nuevamente en sentido contrario hasta estabilizarlo por completo.