Hallaron sin vida a mujer de 51 años

05:05 2766 hits

Hallaron sin vida a mujer de 51 años

Ratio:  / 3

olivoIBARRA. Con la mirada al piso y en medio de sus hermanos, Bladimir Ruano, de 30 años de edad, no podía creer que su madre Sonia Oliva Puegmag estaba muerta. Él encontró ayer el cuerpo  en un terreno baldío en el sector Mirador de El Olivo, al norte de Ibarra. Todo empezó el pasado miércoles a las 14:30. Sonia de 51 años de edad salió de su domicilio, ubicado en la zona de La Florida, con dirección a una entidad bancaria. Su hija menor Sonia, quien vivía con la hoy occisa  dijo que se despidió como siempre.


Sin embargo una hora y media más tarde tomó contacto con doña Sonia Oliva Puegmag. La primogénita habló casi cinco minutos y nunca sospechó nada. A las 16:30 otra vez se comunicó por vía telefónica, pero la llamada se cortó. Inmediatamente volvió a marcar al número de celular, pero estaba apagado.
Sonia, de 18 años de edad intentó más de una vez contactarse pero fue en vano. Ella no avisó a nadie de que su madre estaba desaparecida. La pesadilla inició. Aseguró que toda la noche no pegó ni un solo minuto sus ojos. “No dormí. Estaba muy preocupada. Traté de comunicarme toda la noche. Al siguiente día avisé a mis hermanos”, dijo Sonia Pusdá.

 

LA PESADILLA
El tormento para familiares y vecinos empezó. La búsqueda inició el jueves pasado. Caminaron por el sector de Azaya, conocido como las antenas, pero no encontraron ni un solo rastro. La noche cayó y regresaron a casa sin noticias. Ayer muy temprano reanudaron la búsqueda pero esta vez con resultados. Amigos, hermanos y vecinos se dividieron en grupos para localizarla. Recorrieron laderas, terrenos baldíos y caminos de tercer orden. Cerca de las 11:00, Bladimir Ruano, quien caminaba por la zona del Mirador de El Olivo, miró a lo lejos un bulto. Era su madre. Él casi no podía describir como la encontró. Lo único que dijo fue que había sangre en su cuerpo y uno de sus brazos estaba lastimado como si algún roedor  o animal del sector había devorado parte de su cuerpo.  
Inmediatamente alertó a sus hermanos, quienes confirmaron que era su madre Sonia Oliva Puegmag. La familia de la víctima sospecha que fue un asalto y que luego terminaron con la vida de Sonia, quien era costurera. Personal de la Policía Judicial, de la Fiscalía y de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) hicieron el levantamiento del cadáver.