Murió en el coliseo del Teodoro mientras jugaba básquet

05:02 2209 hits

Murió en el coliseo del Teodoro mientras jugaba básquet

Ratio:  / 4
MaloBueno 

p21Un adolescente perdió la vida la mañana de ayer en el coliseo de la Unidad Educativa Teodoro Gómez de la Torre. El menor de 14 años de edad murió mientras jugaba un partido de básquet. El deceso ocurrió fuera de sus horas de estudio.  

Eran cerca de las 11:00 y Mateo V. les dijo a sus compañeros de juego que no se sentía bien.
Él se hizo a un lado de la cancha y se sentó, pero luego se desmayó y empezó a convulsionar y llamaron al ECU – 911 quienes de inmediato enviaron una ambulancia para brindar el socorro.
Los paramédicos intentaron reanimar al muchacho, mas él continuaba en el piso asfixiándose. Sus padres llegaron y observaban desesperados lo que pasaba con su hijo.
“Estaba ya moradito el niño, los señores de la ambulancia intentaban que reaccione, pero no pasaba nada”, dijo Marcelo Dávila, abuelo de Mateo.
Para entonces, los especialistas les comunicaron a los familiares que no podían sacar del shock en el que Mateo se encontraba y les recomendaron que debiera ser ingresado a una casa de salud de manera urgente.
Sin embargo ya era demasiado tarde, al llegar a la clínica cercana al establecimiento educativo, el pequeño ya había fallecido.

 

LE INVITARON A JUGAR
Con lágrimas en los ojos, el abuelo contó que, temprano en la mañana,+ uno de sus amigos fue a su casa para invitarle a jugar básquet en el coliseo de la institución. “Me imagino que como no tenía nada que hacer aceptó ir, porque él estudia por las tardes”.
El cuerpo del menor de edad fue ingresado en la morgue del hospital San Vicente de Paúl de Ibarra, HSVP, en medio del dolor de sus familiares.
El allegado de Mateo contó que el adolescente ya había sufrido un desmayo anteriormente, razón por la que fue llevado a una casa de salud y lo valoraron sin encontrar aparentes anomalías en su cuerpo.
No obstante, una segunda revisión le hicieron en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, donde les manifestaron a los familiares que no padecía ninguna enfermedad de gravedad.
“Le dijeron que no haga esfuerzos físicos grandes. Estábamos a la espera de los resultados de otros exámenes que le mandaron a hacer, pero ahorita ya no sirve de nada todo se quedó ahí”, dijo Marcelo, sollozante.  
Hasta el cierre de esta edición el cadáver permanecía en el anfiteatro del HSVP, para que el médico de la Fiscalía realice la autosia de rigor que determinará la causa real de la muerte.