Lo purificaron por ser infiel

00:00 603 hits

Lo purificaron por ser infiel

Ratio:  / 1
MaloBueno 

39El alma y espíritu de A.T. fue purificado ayer. Con el primer balde de agua fría cayendo por sus hombros y un manojo de ortigas pasando por su espalda se inició la ceremonia en la comunidad de Tocagón, perteneciente a la parroquia de San Rafael en Otavalo.

En medio de las lágrimas y tristeza de quienes fueron convocados a este acto de sanación espiritual, se desarrolló el proceso tradicional conocido como purificación indígena. Rodeado de los asistentes, José Criollo, vicepresidente de la Unión de Comunidades de San Rafael leyó un acta en la que se conoció los pormenores del proceso que se ejecutaba. Atento, el público escuchaba las razones por las que la población decidió intervenirlo. Hace dos años el ciudadano fue acusado de una supuesta violación en contra de una adolescente de 15 años de edad. No obstante, dos años han transcurrido desde el presunto incidente y A.T. no ha dejado de mantener intimidad con la muchacha. Pero eso no es todo, hace dos meses el hombre entabló un nuevo romance con otra mujer, mientras su esposa estaba ajena a esta situación. Los comuneros conocieron de las andanzas de A.T. y concluyeron que su alma y espíritu estaban contaminados. El hombre fue sometido a la purificación indígena que consistió en bañarlo con agua fría, pasar por su cuerpo plantas como la ortiga y otras para finalmente hacer que se coloque boca abajo en el piso, donde le dieron tres azotes de látigo en los glúteos. Uno de sus allegados, se acercó para dialogar con A.T. en frente de la comunidad y explicarle sobre las malas decisiones que ha tomado y motivarlo para que luego del acto su vida sea diferente para bien. “Esto se realiza para que luego de la purificación él cambie su vida y mantenga las buenas costumbres de nuestro comunidad”, mencionó Mercedes Caiza, presidenta de Tocagón. Durante la ceremonia, el llanto de A.T. era incesante. Dentro de los mandatos establecidos en el act, se estableció que el purificado tendrá que sembrar plantas nativas durante un año en la localidad y su labor deberá ser plasmada en fotos y videos para garantizar el cumplimiento de lo estipulado en la ceremonia.