Encuentran casi una tonelada de cocaína en rocas de mármol

06:33 2100 hits

Encuentran casi una tonelada de cocaína en rocas de mármol

Ratio:  / 0
MaloBueno 

drogaOTAVALO. Más de diez quintales de cocaína fueron decomisados ayer por agentes de la Unidad de Información de Puertos y Aeropuertos, UIPA, de la Policía Nacional, Grupo de Operaciones Especiales, GEMA, y la coordinación de miembros de la Jefatura Provincial de Antinarcóticos de Imbabura, JPAI.

En Imbabura, es la primera incautación de este tipo que se registra en lo que va de este año. En el primer caso, una bodega de mármol fue allanada por efectivos de la UIPA, GEMA y JPAI, quienes ingresaron y encontraron grandes rocas de este material pétreo. Más de dos meses de exhaustivas investigaciones iniciadas en los principales puertos del país por la UIPA, los llevaron hasta este lugar situado en la comunidad de Calpaquí, perteneciente al cantón Otavalo. En el sitio, los policías aprehendieron a dos ciudadanos de nacionalidad colombiana. El resto del personal inició con la destrucción manual de las grandes rocas de mármol. Con taladros, combos y más, los efectivos rompieron poco a poco el duro material pétreo. Mientras caían los pedazos de piedra, se podían observar paquetes tipo ladrillo, apilados uno encima de otro. Los empaques estaban envueltos en cinta de embalaje. Un total de 140 paquetes de droga se hallaron en la primera piedra, lo que suma un aproximado de 160 kilos de clorhidrato de cocaína. Un fuerte olor salía del interior de las rocas mientras eran cortadas, y es que los policías especializados explicaron que era producto de los químicos usados para que la droga permanezca en ese escondite sin ser afectada en su composición. Hasta el cierre de esta edición, los policías se encontraban intentado abrir, minuciosamente, cada una de las seis enormes piedras de mármol descubiertas en el galpón de la propiedad en donde hallaron más alcaloide. Una persona de nacionalidad cubana, de profesión médico, fue capturada en Tumbaco - Quito. El hombre también está vinculado a este caso y será judicializado. “Esto es producto de un plan operativo para proteger y salvaguardad la seguridad de la comunidad. La droga era enviada hasta Bélgica dentro de las rocas. El alerta de este tipo de ilícito nos llegó desde los puertos de Manta y Guayaquil y el personal de la UIPA inició con las investigaciones hasta que finalmente lograron dar con esta fábrica de mármol en la que se encontró la droga”, mencionó Edmundo Moncayo, general de Policía al mando de la Dirección Nacional de Antinarcóticos, DNA. EL OTRO GOLPE Un camión tipo furgón que circulaba en sentido norte – sur por el redondel ubicado en la salida de Otavalo, llamó la atención de personal del GEMA, quienes al solicitarle detener la marcha se percataron que en el interior no había carga, lo que despertó sospechas en los uniformados. El vehículo parecía tener paredes de doble fondo por lo que el automotor fue llevado a las oficinas de la JPAI para ser analizado. Personal de la UIPA en coordinación con agentes de Antinarcóticos de la Jefatura de Imbabura registraron el contenedor y encontraron que en el techo habían apilados decenas de empaques de estupefaciente. Las paredes laterales también tenían doble fondo. Con la ayuda de herramientas eléctricas lograron despegar la cubierta superior e izquierda del camión, manualmente. Un sistema hidráulico fue descubierto en la estructura y los policías contrataron los servicios de un técnico especializado en ese tipo de adecuaciones con lo que finalmente lograron descubrir el funcionamiento del sistema que consistía en abrir y cerrar las compuertas de los extremos para poder sacar el estupefaciente que estaba acomodado en dos columnas por lado. Pero eso no es todo, el piso del furgón también fue rellenado con bloques de cocaína. Un total de 250 empaques de alcaloide estaban guardados en el camión, lo que suman cerca de 300 kilos de clorhidrato de cocaína que también fueron incautados. El resto de la caja de carga estaba armada con espuma flex, papel periódico y divisiones metálicas. Para los investigadores policiales este tipo de encaletamiento de droga no es nuevo. “Este sistema lo hemos identificado como parte de las estrategias que los narcotraficantes utilizan para intentar burlar los controles que realizamos”, mencionó Moncayo. El camión no logró llegar a su destino gracias a la oportuna intervención de los efectivos policiales élite de Antinarcóticos, GEMA y la UIPA. Moncayo sostuvo que por las características del embalaje y manera de escondite del alcaloide, este tenía como destino llegar a uno de los puertos ecuatorianos para luego ser embarcado al extranjero donde el costo por kilo del estupefaciente se dispara a más del 100% en comparación al costo que se maneja en el mercado local. “Esta droga no estaba destinada al microtráfico, este cargamento iba con ruta internacional”, destacó el jefe de la DNA. El conductor del camión fue aprehendido. El hombre es de nacionalidad ecuatoriana. Hoy será llevado ante las autoridades judiciales del cantón Otavalo donde se decidirá su destino judicial. Personal de la Unidad de Apoyo de Criminalística, UCM, fijó y levantó la evidencia encontrada tanto en el primer caso como en el segundo. La droga fue ingresada bajo cadena de custodia en la bodega de la JPAI.