Expolicía asesinó a su hijo y luego se ahorcó

00:00 1047 hits

Expolicía asesinó a su hijo y luego se ahorcó

Ratio:  / 5
MaloBueno 

30Luego de más de tres años desaparecidos, el Policía Nacional Omar N., y su hijo menor de edad fueron encontrados muertos. El 01 de agosto de 2012, Omar fue acusado por su exesposa, de raptar a su propio hijo. Dicha demanda, reposa en el expediente que se abrió en cuanto a este caso que en aquel entonces no fue impulsado.


La disputa por la tenencia del menor de edad en este matrimonio, más los inconvenientes, que como pareja se ventilaban en esta relación, fueron el detonante para que esta historia se convierta en una tragedia.
Los cuerpos sin vida de un niño y un adulto sin identificación fueron levantados el 03 de agosto de 2012 en la habitación 401 del hotel Premier ubicado en la calle 17 de Pasto – Colombia.
El cadáver de un infante de aproximadamente tres años de edad yacía sobre la cama del cuarto, debajo de mantas, ropa y cobijas ensangrentadas.
En el desordenado lugar se encontró papeles, una botella de licor, prendas de vestir y restos de sangre, pero la macabra escena no termina ahí, en el armario el cuerpo sin vida de un hombre estaba colgando del tubo para armadores.
Completamente desnudo y con marcas de violencia en uno de sus brazos, estaba el fallecido.
Dos cortes en su brazo izquierdo y un pedazo de espejo roto lleno de sangre determinaron que el entonces desconocido ciudadano intentó cortarse las venas, pero al no lograr su cometido decidió ahorcarse.
Entre los indicios levantados, se encontró un frasco de veneno y una jeringuilla con la que la Policía Colombiana especificó que Omar envenenó al pequeño para matarlo y una vez que lo hizo, cubrió su cuerpo inerte y luego se suicidó.
En el informe levantado por la Policía Colombiana, se destaca que el personal de servicio del hotel aseguró que el hombre se registró con identificación falsa y que tenía acento ecuatoriano. Sin embargo, las investigaciones para descartar que se tratara de un ciudadano colombiano iniciaron de inmediato y con las huellas dactilares de Omar comenzó la búsqueda de sus datos en ese país. Tres años transcurrieron desde entonces y los cuerpos fueron enterrados en una fosa común identificados con un código y bajo las siglas NN.
Los resultados del tiempo que duró la indagación arrojaron que no existía ninguna persona en Colombia con dichas huellas digitales.
El 23 de abril de 2015 un comunicado fue enviado a la Policía de Ecuador en particular a la Dirección Nacional de Delitos Contra La Vida, Muertes Violentas, Extorsión y Secuestro, DINASED para ubicar a los occisos. Conocido el suceso, efectivos de la DINASED de Imbabura tomaron la posta en las investigaciones debido a que, a través de una base de datos de personas desaparecidas, encontraron el caso de este padre y su hijo y cuya denuncia reposaba en esta jurisdicción.
Los cotejamientos preliminares del material fotográfico del levantamiento de los cuerpos en Colombia fueron contrapuestos con las fotos de la víctima y el victimario en Ecuador señalando que las características de los involucrados eran similares.
El 15 de mayo de este año, la madre del infante fue citada por personal élite de la DINASED de Imbabura, quienes le explicaron las labores de inteligencia desarrolladas y le solicitaron una muestra de ADN para certificar que el cadáver del niño muerto en Colombia, era de su hijo y poder repatriar su cadáver.
Ella afirmó, a simple vista, que las fotos de los cadáveres correspondían a la de su hijo y su expareja. En cuanto a las huellas de Omar, fueron sometidas a un minucioso análisis comparativo realizado del 18 al 25 de mayo de 2015 y que finalmente legitimó que las huellas del fallecido correspondían a Omar N. “Las huellas en estudio pertenecen a una misma y única persona”, dice el documento.
CASO CERRADO
Con la información levantada en Ecuador, una delegación de uniformados especializados de la DINASED de Imbabura viajó a Pasto para intercambiar datos con la Policía de Colombia y certificar que sus investigaciones correspondían a que los cuerpos NN eran de Omar y su hijo.
Los cadáveres fueron traídos de regreso a Ecuador hace pocos días y actualmente ya están sepultados.
La eficacia del trabajo desarrollado por el equipo élite de la DINASED resolvió el caso en semanas.

 

DINASED RESOLVIÓ EL CASO RÁPIDAMENTE

Ricardo Benítez, jefe provincial de la DINASED, aegura. “En este caso desarrollamos un minucioso levantamiento de información que finalmente nos llevó a determinar la identidad de estas personas de las que hace más de tres años no se sabía nada”.
El oficial sostiene además que el proceso legal no tuvo mayor impulso por parte de la denunciante, madre del menor de edad, por cuanto no se determinaba en aquel entonces como un plagio en sí, ya que se trataba de un padre que estaba en un lugar incierto con su hijo, tomando en cuenta los problemas intrafamiliares que existían en este hogar, dijo el oficial.
La celeridad con la que los uniformados élite de la DINASED resolvieron este hecho, permitió que sea determinado como caso resuelto y las investigaciones cierren una vez que se ubicó e identificó a los cuerpos sin vida tanto del infante como de su padre quien lo asesinó.