Se cansaron del cabaret

00:00 957 hits

Se cansaron del cabaret

Ratio:  / 2
MaloBueno 

cabaretGualacata, es una comunidad de la parroquia de Gonzáles Suárez en Otavalo. Desde hace seis años, que empezó a funcionar un cabaret de forma clandestina, la paz y la tranquilidad se alteraron. No tiene el permiso para este tipo de negocio. Los vecinos y dirigentes por varias ocasiones han conversado con el propietario de este lugar para que deje de funcionar, pero no han recibido respuesta favorable.   


El pasado viernes en la noche la comunidad participaba de una asamblea de trabajo. Abordaron temas relacionados a las necesidades que tiene este sector. El presidente de la comunidad Manuel Gualacata, mencionó que el dueño de este negocio ilegal, casi nunca asiste a las reuniones y tampoco colabora con las mingas que se ejecutan.
Justo el viernes asistió a la reunión; ahí los comuneros aprovecharon para darle a conocer el malestar por el funcionamiento de este cabaret. Que debería cerrar el local para que la paz vuelva al sector. En lugar de acoger el pedido, se burló y ofendió a las mujeres de la comunidad, ante lo cual los asistentes reaccionaron molestos. Retuvieron a este personaje que fue entregado a las autoridades para que se encarguen de sancionarlo sí el caso amerita. También ingresaron a la casa que está ubicada al borde de la Panamericana donde funciona el burdel. En este lugar encontraron a cinco mujeres, quienes al parecer ofertaban servicios sexuales y a cinco hombres. Por resolución de los asistentes a la reunión estos hombres y mujeres fueron bañados y ortigados.
El dirigente destacó que las autoridades han realizado varias intervenciones, incluso han exisitido clausuras. Pero pasa un tiempo y se vuelve abrir el negocio.
 El dirigente manifestó que la presencia de este cabaret que está ubicado entre las comunidades de Caluquí y Gualacata, ha generado inseguridad. Alrededor de 30 personas del sector de la comunidad de Caluquí, han denunciado ser víctimas de asaltos y robos. Los presuntos delincuentes abordan a sus vícitimas cuando llegan de Ibarra y Quito. También varias mujeres se han escapado de ser violadas.
Comentó que en horas de la noche es imposible tansitar por este lugar; tienen miedo ya que hay mucha gente extraña.
INVESTIGACIÓN
El Intendente de Policía de la provincia de Imbabura, Fabricio Reascos, al ser consultado sobre este particular mencionó que presentó un informe administrativo sobre los hechos ocurridos el pasado viernes. Dijo que   la Fiscalía y la Policía Judicial, están realizando las investigaciones respectivas.