Muerte de Andrés Tobar fue accidental

00:00 980 hits

Muerte de Andrés Tobar fue accidental

Ratio:  / 0
MaloBueno 

buzoEl informe que determina que la muerte de Andrés Tobar fue un lamentable accidente está listo.

Ocurre luego de que se solicitara una ampliación del protocolo de autopsia realizado al cadáver del infortunado, en donde se especificó que la causa de su muerte no fue por asfixia ya que nadie provocó su deceso, sino por sumersión, es decir, que falleció al quedar inconsciente luego de caer en el agua por el alto grado de ingesta alcohólica que tenía en su cuerpo. Lo que en un inicio se estimaba como un posible asesinato fue desvirtuado gracias a las pericias e investigaciones desarrolladas por la Fiscalía y efectivos de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Extorsión y Secuestro, DINASED. En el documento consta que el ciudadano tenía 2.70 gramos de alcohol por litro de sangre y que terminó cayendo de forma accidental a la orilla de la laguna de Yahuarcocha, a más de 300 metros del centro de diversión nocturna en el que se encontraba la noche anterior a su muerte. Durante meses, la ciudadanía manejaba rumores de que al momento de encontrar su cadáver se encontraba sin órganos y que sus ojos habían sido extirpados. Ricardo Benítez, jefe provincial al mando de la DINASED, sostuvo que dichos murmullos eran totalmente falsos, ya que desde que hallaron el cuerpo de Andrés, este se encontraba intacto, ninguno de sus órganos faltaba ni su cadáver fue violentado de manera alguna. Decenas de historias sin fundamento surgieron a raíz de este caso. Sin embargo, todo ha sido determinado como un hecho accidental y tanto el Ministerio Público como la DINASED, ya han cerrado el caso una vez que se cumplieron con los procesos y diligencias solicitadas por los familiares de Andrés, a fin de esclarecer su fallecimiento. ANTECEDENTES El 25 de marzo de este año, el cuerpo sin vida de un joven que fue reportado como desaparecido fue encontrado flotando entre las totoras que yacen alrededor de la laguna de Yahuarcocha. Se trataba de Andrés Tobar, un joven ibarreño que fue visto por última vez en una discoteca ubicada en el muelle y de donde supuestamente tomó un taxi. Su familia lo buscó desesperadamente hasta que uno de los canes de búsqueda del Cuerpo de Bomberos de Ibarra lo halló. El sitio fue acordonado y cercado. Sus allegados no podían creer lo acontecido con el muchacho. La autopsia de sus restos se realizó en Quito y parte de sus órganos se analizaron minuciosamente.