Tenían casi un kilo de cocaína en su posesión

05:19 1164 hits

Tenían casi un kilo de cocaína en su posesión

Ratio:  / 1
MaloBueno 

p45Ocho meses de reclusión fue la sentencia otorgada a Giovanni G., operador de una prestigiosa empresa de envíos de Ibarra y a Daniel R. guardia de seguridad que prestaba sus servicios en la misma empresa. Los hombres fueron acusados del delito de tráfico y tenencia de sustancias sujetas a fiscalización. Ellos aceptaron la culpa.

 

DELITO. Según consta en el parte policial levantado al respecto de este hecho, los ciudadanos fueron descubiertos a través de operaciones básicas de inteligencia realizadas por parte de personal especializado de la Jefatura Antinarcóticos de Imbabura, cuando al parecer, intentaban comercializar el alcaloide en las calles de la urbe ibarreña.

ATRAPADOS. Los sospechosos se encontraban en la plazoleta Francisco Calderón, ubicada en la intersección de las calles Sucre y Pedro Moncayo, lugar donde fueron sorprendidos por los uniformados antidrogas. Ambos fueron sometidos y una pequeña mochila infantil de color azul, fue hallada entre sus pertenencias. Dentro de la pequeña maleta se encontró la droga, que yacía en una funda transparente.

FUNCIONARIO. Giovanni G. se desempeñaba como operador – receptor de encomiendas en una conocida empresa de servicio de entregas en esta ciudad. Mientras que Daniel R. laboraba como guardia de seguridad en la misma entidad. El representante, de la empresa de envíos, quien solicitó no sea revelada su identidad, ni la de la compañía, hizo contacto telefónico con un equipo de DIARIO EL NORTE, sosteniendo que no conocía los pormenores de lo sucedido, pero insistió en que el delito fue cometido fuera de la institución que administra. “La empresa nada tiene que ver al respecto, pues la Policía los descubrió en la calle”, dijo.

INVESTIGACIÓN. César Escobar, mayor de Policía a cargo de la JPAI, asegura que a través de minuciosas investigaciones determinaron que la droga iba a ser expendida en las calles del centro de la ciudad. El aparente punto de comercio sería la plazoleta Francisco Calderón, lugar hasta donde los efectivos especializados llegaron e impidieron la ilegítima transacción. “Conocimos de este particular y de inmediato dispusimos al personal necesario para que el estupefaciente no llegue a ser comercializado”, dijo el oficial.
PROCESO. Personal de la Unidad de Criminalística fue convocada al sitio mismo del incidente para realizar la fijación y levantamiento de la evidencia en presencia de los involucrados.

DILIGENCIA. Ayer se llevó a cabo la audiencia. Un procedimiento abreviado se ejecutó, pues los implicados aceptaron la tenencia del alucinógeno y finalmente fueron sentenciados.