Exguardia va de su domicilio a la cárcel por asesinar a su expareja

Ratio:  / 0
MaloBueno 

p29Luego de casi un año de permanecer en arresto domiciliario, el procesado Manuel E. fue ingresado al Centro de Privación de Libertad de Ibarra, a fin de que cumpla la pena de reclusión mayor extraordinaria a la que fue sentenciado por ser el autor del asesinato de su expareja en marzo de 2014.

 

PEDIDO. Una boleta de encarcelación fue girada desde el Tribunal Único de Garantías Penales de Imbabura, solicitando que el procesado sea ingresado a la cárcel. Desde el cometimiento del crimen hasta la etapa de juzgamiento el hombre permaneció bajo custodia de efectivos de la Policía Judicial de Imbabura. Poco más de un año ha transcurrido desde aquel entonces y ahora deberá purgar su pena como el resto de privados de su libertad dentro del centro penitenciario.

LA PENA. Manuel fue sentenciado a 12 años de reclusión mayor extraordinaria, luego de que el 1 de marzo de 2014 asesinara a la madre de su hija con dos disparos. Ocurrió en el interior de un local comercial de ropa. El cuerpo sin vida de Valeria M. fue encontrado en medio de un gran charco de sangre.

TRASLADO. Un equipo de efectivos de la Brigada de Capturadores de la Policía Judicial de Imbabura, llegó hasta el domicilio donde permanecía el acusado y en medio un efectivo contingente de seguridad, lo trasladaron hasta la cárcel de Ibarra, donde quedó ingresado.  

ANTECEDENTE. Manuel laboraba como guardia de seguridad en una empresa privada. La tarde del 1 de marzo de 2014, ingresó armado hasta una boutique ubicada en el centro de Ibarra y en el baño de la estancia comercial le propinó a Valeria M. dos disparos en su humanidad. Una vez cometido el crimen el ciudadano se propinó un tiro en el lado derecho de su cabeza con la intención de suicidarse, pero no logró su cometido. Dos agentes del Grupo de Operaciones Motorizadas, GOM, arribaron al sitio de manera inmediata, pues su compañera de trabajo alertó sobre el hecho. Personal del Cuerpo de Bomberos de Ibarra, CBI, llegaron y atendieron al hombre que poseteriormente fue trasladado a Quito, mientras el cuerpo de Valeria fue ingresado a la morgue.