Salió del asilo en mal estado

08:08 4015 hits

Salió del asilo en mal estado

Ratio:  / 2
MaloBueno 

heridoIBARRA. “Mi padre entró caminando al asilo ‘San Martín’, en donde confiamos que iba a recibir un buen trato, pero en poco tiempo casi nos entregan muerto”, dijo la licenciada Jimena Rosero Torres, hija del exnotario de Otavalo, Jaime Rosero Jácome, luego de presentar, con el auspicio de la doctora Gladys Vega Realpe, una denuncia de tipo penal por “lesiones”, en contra de los propietarios o responsables del indicado centro de cuidado a los adultos mayores, ubicado en el barrio San Martín.

investigación. Pese a que la denuncia tiene fecha 11 de marzo de 2015, hasta ayer no se designaba al fiscal para que realice la investigación pertinente en este caso que admiró a los galenos del hospital del IESS que lo recibieron. A nivel nacional un organismo interesado en derechos humanos ya conocería del caso.

antecedentes. El ingeniero Jaime Rosero Jácome, quien padece de alzheimer y parkinson, fue internado en el asilo “San Martín”, por la imposibilidad de que alguien de su familia lo cuide permanentemente en casa. “Decidimos buscar un lugar apropiado en donde mi padre reciba los mejores cuidados y fue el 8 de diciembre que ingresó a tiempo parcial (9H00 a 19h00) al mencionado centro de cuidado de ancianos”, dice Jimena Rosero en su denuncia.
Agrega que su padre podía caminar con ayuda de una persona o un andador. “Su piel estaba sana y decidimos depositar nuestra confianza en este centro que se presume disponía de personal especializado en el cuidado de adultos mayores”.
El 12 de enero de 2015 el ingeniero Rosero ingresó en jornada completa “y únicamente lo podíamos ver en horarios de visita. Lo observábamos vestido, sentado en la silla y siempre adormecido, constató su hija. El 25 de febrero, señala Jimena Rosero, me inquieté y me interesé por buscar una revisión médica en el hospital del IESS “fue ahí donde pude ver a mi padre en total descomposición”, agregó.

¿negligencia?. La licenciada Jimena Rosero, precisó que el estado de su padre mostraba “falta de cuidados, negligencia en el trato que le han dado, descuido total, pésima atención médica que le han producido lesiones que llevaron a mi padre al borde de la muerte”. En el hospital del IESS el ingeniero Rosero se encuentra ahora recibiendo curaciones y ayuda; el descuido -afirmó su hija- fue tan grave que la falta de aseo dañó la piel de su cuerpo e incluso en su boca se puede notar mal estado.

sin respuestas. Un equipo de EL NORTE llegó hasta el asilo el sábado 14 de marzo, siendo recibidos por la hermana y madre de la representante de este sitio, doctora Alicia G. Las allegadas, amablemente manifestaron que Alicia no se encontraba en el lugar por estar indispuesta y que debíamos llamar al teléfono este lunes 16 de marzo, para dialogar sobre el tema, pues se nos aseguró que “nadie más que ella podía emitir un comentario al respecto de la denuncia”. Ayer, se hizo contacto telefónico al número referido y al preguntar por la doctora Alicia G., una mujer que no se identificó, en tono bastante agresivo y molesto manifestó: “Ella no es ninguna desocupada y no tiene nada que decir”, cortando la llamada casi inmediatamente. Este caso pone en el tapete de discusión un tema complejo de atención a los adultos mayores en establecimientos de este tipo.