Misterio ronda en laguna Puruhanta

06:20 3176 hits

Misterio ronda en laguna Puruhanta

Ratio:  / 1
MaloBueno 

p29Todo un misterio envuelve a la desaparición de cinco personas en la laguna de Puruhanta. Los cuerpos de Nancy Arcos, Amilcar Lima, Pedro Antonio Arcos, José Ruperto Muñoz y Ermel Chamorro, quienes el 30 de diciembre de 2009 fueron de pesca hasta hoy no aparecen.

 

TRAGEDIA. La desaparición de mis hijos y familiares me marcaron, la vida ya no es la misma, todos los días están presentes, expresa Pedro Arcos, mientras el sumbido del viento helado que sopla en la comunidad La Florida, sirve de marco a estas frases llenas de dolor e incertidumbre, de quien perdió a cuatro integrantes de su familia.
Livia Herrera, en cambio no puede evitar llorar y con voz entre cortada recuerda a sus hijos Nancy, Pedro y su yerno Amilcar. La felicidad que ese día irradiaba en sus rostros por ir a conocer la laguna de Puruhanta era indescriptible. Finalmente esta alegría se convirtió en una tragedia, repite esta mujer, quien aún guarda la esperanza de que en algún momento van a regresar.
Los esposos Arcos-Herrera, sentados en una rústica banca de madera colocada en el patio de su casa que está adornado con unos geranios rojos, se regocijan contemplando unas fotografías de sus familiares que los tienen guardados celosamente. Estas imágenes y su ropa es lo único que me queda de ellos, dice doña Livia, quien a cada momento recalca que van a volver.

AYUDA. Nancy Arcos y Amilcar Lima, quienes desaparecieron en la laguna dejaron en la horfandad a su hijo Cristián Mateo Lima, quien hoy tiene nueve años. El pequeño, quien padece una discapacidad, está al cuidado de su abuela paterna María Morán, quien con gran esfuerzo debe afrontar la crianza y educación. Su abuelo Pedro Arcos, solicita a quien corresponda gestionar algún tipo de ayuda social para su nieto ya que a diario debe tomar medicamentos y estar en constante tratamiento. Su abuela Livia Herrera, se lamenta que le suspendieron el bono solidario. Parte de este dinero lo destinaba a mi nieto. Ya puedo colaborar para los gastos del niño, menciona con tristeza.