02-09-2018 | 00:00

Pueblos Kichwas listos para otra celebración

La celebración que tiene como día central el 21 de septiembre, está ligada al calendario agrícola que indica que ha llegado la época de la siembra en toda la región.

Otavalo. Carabuela, comunidad al norte del cantón sarance se prepara para la celebración del Kuya Raymi. La celebración andina es la fiesta de la fertilidad y constituye una de las cuatro celebraciones más significativas del calendario agroecológico andino.

Oficial. “Las actividades iniciaran el 21 de septiembre en la vertiente de la comunidad desde las 12:00. Esta es una celebración muy importante para nuestros pueblos kichwas”, adelanta Rocío Cachimuel, presidenta de la Federación Indígenas y Campesinas de Imbabura.

A decir de la dirigente, la celebración representa el inicio de la vida y exalta a la mujer como máxima representación de la fertilidad relacionada con la fecundidad de la pachamama.

Actividades. Para este año se ha definido una serie de actividades. La elección de la Ñusta es uno de los eventos transcendentales.

También se elegirá a las representantes de las distintas denominaciones en referencia a los elementos de la tierra como el aire, fuego y aire: Allpa Ñusta; Nina Ñusta, Wayra Ñusta y Yaku Ñusta. “Lo importante de la elección es que las ñustas podrán visibilizar las practicas, costumbres y tradiciones que ya se están perdiendo”, explica Cachi-muel. Presentación de grupos musicales, danza y un almuerzo comunitario son parte de las actividades que ya están agendadas.

El Kuya Raymi es una de las cuatro festividades tradicionales de los indígenas. Las otras son el Inti Raymi (Fiesta del Sol), Pawkar Raymi (Fiesta del Floreci-miento), el Kapac Raymi (Fiesta de la Niñez y Juven-tud).

A nivel provincial. La celebración no solo será en Otavalo. Los otros pueblos kichwas karankis, kayambis y natabuelas, también se unen para esta conmemoración que tiene un significado sagrado. “Esta actividad marca el regreso de cultivos ancestrales. para las nuevas cosechas”, describió Alfredo Torres, gestor kichwa y conocedor de los saberes ancestrales.