16-04-2018 | 14:31

Lluvina Belén Ascanta es la Ñusta del Sisay Pacha Raymi que fortalecerá la identidad

    otavaloOtavalo.- Lluvina Belén Ascanta sabe de responsabilidades. A sus 19 años fue designada como la nueva Ñusta del Sisay Pacha Raymi. Más que una corona o designación es la oportunidad que buscaba para ayudar a revitalizar su cultura. “Estoy orgullosa de ser indígena, ahora vamos a trabajar por consolidar nuestra cultura”, dice con la madurez del caso.

Identidad. Belén representa a la belleza de la mujer indígena. “Me siento feliz de esta distinción. Vamos a trabajar con el presidente de la fiesta durante este año en beneficio de toda la población kichwa de Otavalo”, dice la Ñusta nacida en el barrio Atahualpa de la comunidad de Peguche.
Aunque Belén es la reina, ella recibirá el apoyo deClaritaMaldonado, Luz TaniaGuaján, EvelynTituaña, Rosa Gualsaquí y Joselyn Ipiales quienes también buscan aportar con sus conocimientos al fortalecimiento de su cultura.
El pueblo KichwaOtavalo en su equinoccio del Sisay Pacha Raymi, rinde un culto al periodo del florecimiento. Este tributo se lo realiza mediante el arte y la expresión corporal como es la danza, música y la cultura.

Desde la organización. Rafael Maigua organizador de la celebración asegura que este evento permite fortalecer la interculturalidad de los pueblos Kichwas “mediante el culto ancestral Sisay Pacha Raymi, con la finalidad de celebrar y rendir homenaje a la Pacha Mama”.

Otavalo vive la interculturalidad mediante procesos o eventos ancestrales los mismos que permite revitalizar la riqueza del pueblo indígena demostrando su música, danza como una expresión de gratitud a la Pacha Mama.

Maigua, busca a través de fiesta transmitir a las nuevas generaciones la riqueza del pueblo kichwa. “Queremos junto a la Ñusta, revitalizar las costumbres, lengua y cultura de nuestra gente”, explicó.