12-06-2018 | 12:33

Control del espacio público genera debate entre colectivos y organizaciones indígenas de Otavalo

    espacio
    Otavalo
    .- El proyecto de ordenanza que permite el control de libadores en los espacios públicos tiene reparos. La duda surge ante una posible desautorización a los dirigentes de los cabildos, que son las personas que regulan las celebraciones comunitarias.


Reparos. Rocío Cachimuel, presidenta de la Federación Indígena y Campesina de Imbabura, FICI, presentó algunas censuras al respecto. “Hemos analizado el proyecto.

Así como está, lo que piensa es controlar todos los espacios públicos en las comunidades como son casas barriales y estadios”, puntualiza. En los territorios rurales sí existe ese control. “Nosotros tenemos las autoridades, los estatutos y reglamentos que norman esto”, puntualiza Cachimuel.

De acuerdo a la normativa el punto esencial es regular el consumo de bebidas alcohólicas en los exteriores de los locales de distracción ubicados en la zona rosa de la ciudad. “Es muy necesario que se tenga una ordenanza para evitar que las calles se vuelvan cantinas”, dijo Carlos Méndez, morador de la ciudadela ‘31 de Octubre’. Este fue un pedido realizado por el Ministerio del Interior hace aproximadamente 4 años.

La ordenanza se encuentra vigente en cantones como Ibarra, Urcuquí y Antonio Ante. Del lado jurídico. Para Miguel Seraquive, excomisario Nacional de Policía de Otavalo y promotor en su momento de la normativa, la aprobación de la misma permitirá tener un respaldo y herramienta jurídica para un mejor tratamiento en los operativos que se realiza por parte de la Policía Nacional. “Con la aprobación de la ordenanza los agentes de seguridad podrán controlar, conjuntamente con la Policía Nacional el cumplimiento de la misma”.

En proceso. Para finales de este mes se tiene previsto realizar el segundo debate para su aprobación. Cachimuel espera que sus observaciones sean tomadas en cuenta para la aprobación. Entre tanto el pasado fin de semana se realizó un operativo de control de centros de diversión nocturna y retiro de libadores en la vía pública en diferentes sectores de la ciudad.