Miembros de la Asociación Huasipungo son guardianes de la cascada de Peguche

Ratio:  / 0
MaloBueno 

pegucheOtavalo.- El Valle del Amanecer es un paradisíaco lugar de nuestro país que no solo inspira en los turistas visitarlo, sino que despierta un interés inusitado por descubrir nuevas aventuras, lugares e historia.

En medio de toda esa fantasía hay sitios naturales emblemáticos como la cascada de Peguche y los espacios de Yanaloma que requieren ser cuidados y protegidos.

El contacto

Casi por coincidencia tuve la suerte de contactarme nuevamente con Toa Maldonado, un mujer inteligente que me hizo llegar una propuesta que estaban impulsando para recuperar los espacios sagrados de Yanaloma, partiendo incluso de un concepto histórico. La Asociación Huasipungo genera esta iniciativa en donde intervendrán miembros de las comunidades de Pucará, Yakupata y Peguche, con lo cual se pretende beneficiar a 30 familias.

Memorias

La historia de los Obrajes y las haciendas, son un elemento importante de la memoria de Otavalo, pero, esta historia ha sido contada únicamente desde los hacendados; esta es la única versión difundida, memorizada, modificada u olvidada, dice el documento.

La única información que hace referencia a los kichwas que trabajaron (que fueron esclavizados), se añade, se hallan en los documentos, ordenanzas, libros de cuentas o cartas de las haciendas, donde no se encuentran registrados sus nombres, no fueron reconocidos como sujetos sino como mano de obra, como números. Sin embargo, las memorias entre los kichwas se trasmitieron y se transmiten de manera oral dentro de las familias, dentro de las comunidades, y a través de estas memorias familiares y colectivas, van trazando parte de la historia que no ha sido contada, recordando los nombres, las vidas y las luchas de las personas que estuvieron en los Obrajes o haciendas.

Se afirma que sus memorias, sus conocimientos, sus vivencias así como sus nombres no han sido olvidados por los habitantes kichwas de Yakupata, Pucará y Peguche, quienes, en un acto de recuperación de la memoria y la identidad, rescataron un espacio olvidado y descuidado por varias décadas.

El objetivo

Reconocer el terreno de Pucará Yanaloma, antiguo Huasipungo de la Fábrica San Vicente, como territorio comunitario, y a los miembros de la Asociación Huasipungo, como guardianes de este espacio.

Datos que recupera la historia

Cerca de la cascada de Peguche y del Plan Venezuela, se encuentra una de las casas que fue construida hace 100 años por la familia Maldonado Tulcanazo, en uno de los terrenos que fue entregado como Huasipungo por parte de la Hacienda San Vicente.

Este lugar olvidado por la gente, sirvió durante muchos años como guarida de delincuentes y fue considerado como “zona peligrosa”, pues en este sector, de acuerdo a los comuneros, se suscitaron casos de violación, robo e incluso asesinato.